ESPAGÑOL




Los diez mandamientos de humanista
según Rodrigue Tremblay

Este profesor de economía y humanista canadiense, en su libro The Code for Global Ethics: Ten Humanist Principles (Prometheus Books, 2010), propone:

1- Proclama la dignidad natural y el valor inherente de todos los seres humanos.

2- Respeta la vida y la propiedad de otros.

3- Practica la tolerancia y la amplitud de miras hacia las elecciones y estilos de vida de los demás.

4- Comparte con aquellos que son menos afortunados y practica el apoyo mutuo con quienes están en necesidad de ayuda.

5- No utilizar la mentira, ni la doctrina espiritual, ni el poder temporal para dominar y explotar a los demás.

6- Confia en la razón, la lógica y la ciencia para entender el Universo y para resolver los problemas de la vida.

7- Conserva y mejora el entorno natural del planeta –la tierra, el territorio, el agua, el aire y el espacio– como patrimonio común de la humanidad.

8- Resuelve las diferencias y los conflictos en cooperación sin tener que recurrir a la violencia o las guerras.

9- Organiza los asuntos públicos partiendo de la libertad individual y la responsabilidad, a través de la democracia política y económica.

10- Desarrolla tu inteligencia y talentos a través de la educación y el esfuerzo.
_______________________________
© Tous droits réservés:
Le Code pour une éthique globale,
les Éditions Liber, (ISBN: 978-2-89578-173-8), 2009.

______________________________

ARTICULOS EN ESPAGNOL

13.


10 nov. 2016

Prof Rodrigue Tremblay, 10 novembre 2016

“Quando você dá [dinheiro aos políticos], eles fazem tudo o que você quiser que eles façam. Como homem de negócios convém-me que seja assim.” Donald J. Trump (1946-), em entrevista ao Wall Street Journal, 29 de julho de 2015.

« Nós [os Estados Unidos] gastámos 2 biliões de dólares; milhares de vidas. … Obviamente, foi um erro…George W. Bush cometeu um erro. Podemos cometer erros. Mas aquilo era uma evidência. Nós nunca deveríamos ter estado no Iraque. Nós desestabilizámos o Médio Oriente… – Eles [o presidente George W. Bush e o vice-presidente Dick Cheney] mentiram… Disseram que havia armas de destruição maciça. Não havia nada. E eles sabiam que não havia nada. Não havia armas de destruição em maciça.  » Donald J. Trump (1946-), durante um debate para a nomeação do candidato às eleições presidenciais pelo Partido Republicano (GOP), na CBS News, sábado, 13 de fevereiro de 2016.

« Na minha opinião, gastámos 4 biliões de dólares tentando derrubar várias pessoas que, francamente, se se tivessem mantido, e se tivéssemos gastado os 4 biliões nos Estados Unidos para consertar as nossas estradas, as nossas pontes e todos os outros problemas; os nossos aeroportos e todos os outros problemas que tivemos, teríamos feito muito melhor. Eu posso dizer isso agora.
Nós causámos um tremendo dano, não só ao Médio Oriente; causámos um enorme dano à humanidade.
As pessoas que foram mortas, as pessoas que foram eliminadas, e para quê? Não parece que tenhamos tido qualquer vitória.
É uma bagunça. O Médio Oriente está totalmente desestabilizado. – Uma bagunça total e completa.
Gostaria que tivéssemos os 4 biliões ou os 5 biliões de dólares. Gostaria que tivessem sido gastos aqui nos Estados Unidos, nas nossas escolas, hospitais, estradas,aeroportos e tudo o mais que se está a desfazer ». Donald J. Trump (1946-) num debate presidencial do Partido Republicano, terça-feira. 15 de dezembro de 2015, Las Vegas, NV.

« Ao longo da história, qualquer profunda mudança política e social foi precedida por uma revolução filosófica, pelo menos entre uma parte significativa da população. » M. N. Roy (1887-1954), em « O Futuro da Democracia », 1950.

Ocorreu um terramoto político geracional nos Estados Unidos e os choques que se irão seguir são potencialmente enormes. Na verdade, em 8 de novembro de 2016, contra todas as probabilidades, o candidato republicano Donald Trump (1946-) foi eleito como o 45º presidente americano, repetindo ad nauseam o seu slogan principal « Make America Great Again ». Será o primeiro presidente americano desde Dwight D. Eisenhower (1890-1969) a ocupar a Casa Branca sem ter qualquer experiência política.

A retórica e as propostas de Trump foram inequivocamente anti-establishment e anti status quo, tanto a nível nacional como internacional. Como tal, a vitória de Trump é uma revolução política na sua génese porque anuncia uma rutura com as políticas americanas seguidas por ambas as administrações republicanas e democratas dos E.U.A. desde os anos 90.

Por isso, a eleição de Trump inspira tanto medo quanto esperançaMedo entre as elites estabelecidas, especialmente entre os meios de comunicação e interesses financeiros estabelecidos e dominantes em Washington, já que a vitória de Trump será, sem dúvida, vista como um repúdio dos valores e das políticas desses interesses. E porque, depois do Brexit, em junho passado, pode ser também uma antecipação de derrocada das elites europeias, que também impulsionaram ativamente um mundo globalizado, com fronteiras abertas, imigração ilegal, mudanças tecnológicas e desindustrialização das economias mais avançadas.


Dados da noite de eleição, 8 de novembro, 22h
No entanto, há esperança entre aqueles que foram deixados para trás económica, politica e socialmente, especialmente entre os membros da classe média americana cujos rendimentos reais estão estagnados ou em declínio e que sofreram muito com a agenda e as políticas perseguidas durante as últimas três décadas. Nos últimos 30 anos, de fato, os 10% mais ricos e os 1% super-ricos da população dos Estados Unidos beneficiaram altamente com a mudança de uma economia de manufatura para uma economia de serviços, enquanto os 90% mais pobres foram deixados para trás.
Muitos dos trabalhadores americanos mais desprotegidos, especialmente aqueles com formação abaixo do ensino secundário, viram no candidato republicano Donald Trump e no candidato democrata derrotado Bernie Sanders a esperança de ver as coisas mudarem para melhor. É sintomático que os americanos nas grandes áreas urbanas tenham votado massivamente na candidata democrata, enquanto as áreas industriais e rurais o tenham feito massivamente no candidato republicano. Contrariamente às sondagens, os modelos de previsão que incluíam o contexto histórico e o desejo de mudança na sua previsão tinham razão. É o caso do modelo do professor universitário americano Allan J. Lichtman.
Os trabalhos de Hércules que esperam o novo Presidente
O presidente eleito Donald Trump e sua equipa têm pela frente uma tarefa hercúlea, se quiserem cumprir as promessas que fizeram.
1- Comecemos com as principais mudanças que se esperam na política externa.
Os maiores perdedores das eleições de 8 de novembro serão os falcões da política externa e os neoconservadores dos governos anteriores dos Estados Unidos, desde o governo Bill Clinton até aos últimos governos de Obama. Foram eles que levaram avante o reacender da Guerra Fria com a Rússia e que desenharam as políticas intervencionistas, que estão a destruir o Médio Oriente.
Espera-se que uma administração Trump reverta a política da NATO liderada pelos EUA para provocar a Rússia, multiplicando movimentos militares hostis nas suas fronteiras. Além disso, pode-se esperar que uma administração Trump chegue a um acordo com o governo russo de Vladimir Putin para pôr fim ao desastroso conflito sírio. Esta é uma má notícia para a organização medieval e assassina do ISIS.
Naturalmente, espera-se que um governo Trump possa transformar as diretrizes da política comercial dos EUA. A política comercial deverá ser provavelmente acompanhada por uma política industrial. Na prática, isso pode implicar que o curso dos dois grandes tratados multilaterais de comércio livre e de investimento livre, o Acordo de Livre Comércio Transatlântico (TAFTA) e o Acordo de Parceria Transpacífico (TPP) será interrompido.
Nesse sentido, a revolução Trump pode significar que a globalização económica e financeira está morta.
2- As principais alterações que se podem esperar de uma administração Trump na política interna.
Uma administração Trump tentará estimular a economia dos EUA através de uma série de políticas económicas. Afinal, o candidato Trump prometeu impulsionar a taxa de crescimento dos EUA para um valor médio anual de 3,5% e criar 25 milhões de postos de trabalho na próxima década. E também prometeu « rever as nossas políticas fiscais, regulatórias, energéticas e comerciais ».
Como pode uma administração Trump estimular o crescimento? Primeiro, propondo um enorme corte de impostos de 4,4 biliões de dólares para estimular o crescimento, não muito diferente do programa de corte de impostos de 1,3 biliões de dólares da administração Bush-Cheney em 2001-2003, que teve resultados duvidosos, além de ter aumentado o deficit fiscal do governo dos EUA.
Em segundo lugar, um governo Trump tentará impulsionar a criação de empregos na indústria dos EUA. Para isso, terá que fazer melhor do que o recorde alcançado durante os dois mandatos de Bush-Cheney, quando os Estados Unidos perderam mais de seis milhões de empregos na indústria. Para reverter essa tendência, Trump pode tentar forçar o repatriamento dos lucros de 2,1 biliões de dólares que as empresas americanas possuem no exterior e induzir essas empresas a investir mais nos Estados Unidos. Pode também aumentar alguns impostos sobre as importações para persuadir as empresas americanas a criar empregos nos EUA. Até que ponto um Congresso controlado pelos republicanos aceitará essa política comercial protecionista ainda está para se ver.
Finalmente, o candidato Trump prometeu lançar um enorme programa de investimento em infraestruturas, afirmando que queria « construir a próxima geração de estradas, pontes, ferrovias, túneis, portos e aeroportos ».
3- Os desafios do governo Trump nas políticas sociais
De longe, o maior desafio que um governo Trump enfrentará será lidar com a promessa do candidato Trump de abolir o programa nacional de saúde conhecido como Obamacare. Ele propôs a substituição da lei americana de saúde com uma transferência do Medicaid para os estados, acompanhada por um programa estadual de subsídios, e isenção de impostos para as empresas que facultem planos de seguro de saúde aos trabalhadores, sendo alargada a indivíduos que comprem os seus próprios planos de saúde. O candidato Trump chegou mesmo a namorar a ideia de os EUA adotarem um sistema de saúde de contribuição única. A ver vamos como uma questão tão complexa irá ser resolvida.
Conclusão
Vai levar semanas e meses até que a agenda real do governo Trump fique clara. Sob uma presidência de Donald Trump, os Estados Unidos podem esperar mudar de direção em muitas políticas. À medida que esta revolução se desenrolar, os olhos do mundo estarão focados no governo Trump e nas novas políticas que ele tentará implementar. Esperemos que tal seja feito com cuidado e pensamento inteligente, e não de modo precipitado e caótico.
Rodrigue Tremblay 
_____________________________________________________________________________
Artigo em inglês :
Tradução : Júlio Manuel Dias Gomes (Economics teacher at Faculty of Economics at University of Coimbra, Portugal, now retired.)
La source originale de cet article est Mondialisation.ca
Copyright © Prof Rodrigue Tremblay, Mondialisation.ca, 2016





En prensa: The Code for Global Ethics [http://www.TheCodeForGlobalEthics.com/] (El código para una ética global)


8.

http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5754&lg=es

¿Por qué no abolir simplemente la OTAN?
Date de publication: 20/08/2007
Autor: Rodrigue TREMBLAY
Traductor: German Leyens. Cortesía de Rebelión

[El objetivo de la OTAN es] “mantener afuera a los rusos,
adentro a los estadounidenses, y abajo a los alemanes.”
- Lord Ismay, primer Secretario General de la OTAN
“Deberíamos convocar de inmediato una reunión del Consejo del Atlántico Norte
para evaluar la seguridad de Georgia y estudiar medidas que la OTAN
pueda tomar para contribuir a estabilizar esta situación muy peligrosa.”
- Senador John McCain, (8 de agosto de 2008)
“Si hubiésemos trabajado preventivamente con Rusia, con Georgia,
para asegurar que la OTAN tenga la capacidad y la presencia y el compromiso,
tal vez podríamos haber evitado esto” [La invasión de Osetia del Sur por Georgia
y la subsiguiente reacción rusa]."
- Tom Daschle, ex líder de la mayoría en el Senado y asesor del senador Barack Obama, (17 de agosto de 2008)
“De todos los enemigos de la libertad pública,
la guerra es tal vez el que debe ser más temido
porque incluye y desarrolla el germen de todos los demás.”
- James Madison (1751-1836), cuarto presidente de EE.UU.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una reliquia de la Guerra Fría. Fue creada el 4 de abril de 1949 como una alianza defensiva de países de Europa Occidental más Canadá y EE.UU., para proteger a esos países contra intrusiones de la Unión Soviética.

Pero, desde 1991, el imperio soviético dejó de existir y Rusia ha estado cooperando económicamente con los países europeos occidentales, suministrándoles gas y petróleo, y todo tipo de materias primas. Esto ha aumentado la interdependencia económica europea y por lo tanto reducido la necesidad de una alianza militar defensiva más allá del propio sistema de autodefensa militar de los países europeos.

Pero el gobierno de EE.UU. no ve las cosas de esa manera. Preferiría mantener su papel de protector condescendiente de Europa y de única superpotencia del mundo. La OTAN es un instrumento conveniente para ese efecto. Pero tal vez el mundo debiera preocuparse por los que andan por el planeta con un bidón de gasolina en una mano y una caja de fósforos en la otra, pretendiendo que venden seguros contra incendios.

Desde ya, es un hecho que el gobierno de EE.UU. y la nomenclatura estadounidense de asuntos exteriores ven a la OTAN como un instrumento importante de la política exterior estadounidense de intervención en todo el mundo. Como numerosos políticos estadounidenses ya no apoyan de facto a Naciones Unidas como la suprema organización internacional dedicada a mantener la paz en el mundo, una OTAN controlada por EE.UU. parecería ser, desde su punto de vista, un sustituto atractivo en extremo para Naciones Unidas porque asegura un frente legal para sus empresas militares ofensivas, de otro modo ilegales, en todo el mundo. Prefieren controlar totalmente una organización más pequeña como la OTAN, a pesar de que se ha convertido en una institución redundante, que tener que llegar a compromisos en la ONU, donde a pesar de todo, EE.UU. tiene uno de los cinco vetos en el Consejo de Seguridad.

Esa es la potente base lógica tras las propuestas de reformar, reorientar y ampliar la OTAN, para transformarla en un instrumento flexible de la política exterior de EE.UU. Es una demostración más de que instituciones redundantes adquieren una vida propia. Por cierto, cuando deja de existir el propósito para el cual fueron inicialmente establecidas, se inventan nuevos propósitos para mantenerlas a flote.

Respecto a la OTAN, el plan es convertirla en una alianza política y militar ofensiva imperial agrandada, dominada por EE.UU., contra el resto del mundo. Según el plan, la OTAN sería ampliada en la región centro-este europea para que incluya no sólo a la mayoría de los antiguos miembros del Pacto de Varsovia (Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Bulgaria, Rumania, Albania y Hungría) y a muchas de las antiguas repúblicas de la Unión Soviética (Estonia, Lituania, Latvia, Georgia y Ucrania), sino que también incluya a Japón, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, y posiblemente admita a Israel en Oriente Próximo. Actualmente, la OTAN, inicialmente de 12 miembros, ha crecido rápidamente hasta ser una organización de 26 miembros. En el futuro, si EE.UU. se sale con la suya, la OTAN será una organización de 40 miembros.

En EE.UU., tanto republicanos como demócratas ven a la antigua OTAN transformada en esta nueva alianza militar ofensiva como una buena idea (neoconservadora) para promover los intereses estadounidenses en todo el mundo, así como los de sus aliados más cercanos, tales como Israel. No es una idea activamente impulsada sólo por el gobierno neoconservador Bush-Cheney, sino también por los asesores neoconservadores de ambos candidatos presidenciales estadounidenses de 2008, el senador John McCain y el senador Barack Obama. Por cierto, ambos candidatos presidenciales en 2008 son entusiastas intervencionistas militares, esencialmente porque ambos se basan en asesores que provienen del mismo campo neoconservador.

Por ejemplo, el apuro con el que Bush-Cheney prometieron imprudentemente la membresía en la OTAN a la antigua república soviética de Georgia y el apoyo y suministro militares estadounidenses, es un buen ejemplo de cómo ven a la OTAN en Washington D.C. los dos principales partidos políticos estadounidenses. Por un lado, el candidato presidencial republicano John McCain concibe un nuevo orden mundial construido alrededor de una “Liga de Democracias” inspirada por los neoconservadores, que reemplazaría de facto a Naciones Unidas y a través de la cual EE.UU. gobernaría el mundo. Por otro: la posición del senador Barack Obama no está muy lejos de las propuestas de política exterior del senador McCain. Por cierto, el senador Obama propugna el uso de la fuerza militar de EE.UU. e intervenciones militares multilaterales en crisis regionales, con “propósitos humanitarios”, incluso si al hacerlo, hay que dejar de lado a Naciones Unidas. Por ello, si alguna vez llega al poder, es seguro que el senador Obama no tendría ningún escrúpulo para adoptar la visión del mundo del senador McCain. Por ejemplo, ambos candidatos presidenciales probablemente apoyarían la eliminación de la cláusula que excluye un “primer ataque” de la convención de la OTAN. Puede ser considerado seguro que con cualquiera de los dos en la Casa Blanca, el mundo sería un sitio menos lícito y menos seguro, y no sería más avanzado de lo que ha llegado a ser bajo la desaforada administración Bush-Cheney.

Sin embargo, es difícil ver de qué manera este nuevo papel ofensivo de la OTAN pueda servir los intereses de los países europeos o de Canadá. Europa occidental, en particular, tiene todo que temer de una resurgencia de la Guerra Fría con Rusia, y posiblemente con China. La transformación de la OTAN de ser una organización militar defensiva del Norte del Atlántico a ser una organización militar ofensiva mundial dirigida por EE.UU. tendrá profundas consecuencias geopolíticas internacionales en todo el mundo, pero especialmente para Europa. Europa siente una fuerte atracción económica por Rusia. Entonces, ¿porqué embarcarse en la política agresiva del gobierno de Bush-Cheney de cercar a Rusia con medios militares expandiendo a la OTAN hasta el propio umbral de Rusia y colocando escudos de misiles directamente junto a Rusia? ¿No sería mejor para Europa desarrollar relaciones económicas y políticas armoniosas con Rusia? ¿Por qué preparar la próxima guerra?

Y en cuanto a Canadá, bajo el gobierno de minoría neoconservadora de Harper, se ha convertido lamentablemente en una colonia estadounidense de facto en lo que concierne a los asuntos exteriores, y esto, sin ningún debate serio o referendo a ese efecto dentro del país. Lo último que Canadá necesita es seguir adelante por esa ruta minada.

Concluyendo, parecería que la idea humanista de que la paz, el libre comercio y el derecho internacional sean fundamentos del orden mundial está siendo dejada de lado a favor de un retorno a la política de gran potencia y a la diplomacia de la cañonera. Es una recaída de 100 años.

Es una vergüenza.
_________________________________
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog
y
____________________________________________________________
Germán Leyens es miembro de Rebelión. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5754&lg=es
____________________________________________________________


7.
Date de publication: 02/Jun/2008
Candidato McCain: una opción peligrosa.

'Yo creo que el pueblo iraquí nos recibirá como liberadores.'
Sen. John McCain, (20 de marzo de 2005)

'Como ustedes saben, hay miembros de al Qaeda que son enviados de regreso a Irán, donde reciben entrenamiento como líderes, y luego son enviados de regreso a Iraq.'
Sen. John McCain, presunto candidato presidencial del partido Republicano para las elecciones de 2008. (Amman, Jordania, 18 de marzo de 2008).

'Evidentemente Irán se encuentra en el camino hacia la obtención de armamento nuclear.'...'Al final del día nosotros no podemos permitir que Irán posea armamento nuclear.’
Sen. John McCain.

'Cualquiera que esté en contra de todo el tiempo en que nosotros (los Estados Unidos) continuemos en Iraq, no entiende acerca de asuntos militares.'
Sen. John McCain.

'John McCain va a lograr que (Dick) Cheney se parezca a Gandhi.'
Pat Buchanan, periodista y figura política.

'McCain fue un piloto de combate, que lanzó misiles teledirigidos con láser desde 35.000 pies. El ya se encontraba muy lejos cuando ellos impactaban. ¿Qué pasaba
cuando ellos (los misiles) caían en tierra? Él no lo sabe. Tiene que importarte la vida de la gente. McCain nunca se interesó en esos temas.'
Sen. Jay Rockefeller (D-W.Va.)

Hay gente que me escribe preguntando que opino acerca del actual desfile de candidatos presidenciales en los Estados Unidos. -Primero, quiero hacer una observación en general. El proceso político estadounidense, especialmente en los niveles presidenciales, es ineficiente e inhumano. Es un macabra muestra de como los candidatos deben hacer una campaña durante meses en las primarias o en los caucus en los 50 estados, sobre como recaudar decenas de millones de dólares y ver su vida privada bajo exposición y crítica. Con este sistema, no es llamativo que pocos estadounidenses con un gran intelecto y carácter deseen formar parte de esa pesadilla. La campaña presidencial actual es la consecuencia de este sistema. Ya no se pueden encontrar grandes personalidades del calibre de Abraham Lincoln, Franklin D. Roosevelt, Dwight Eisenhower o John F. Kennedy, a pesar que los más alocados ya han sido eliminados. Los tres candidatos que quedan en campaña no son de lo mejor que Estados Unidos puede llegar a ofrecer y apoyar. Déjenme comenzar con el presunto nominado a candidato presidencial por los Republicanos, el Senador John McCain (R-AZ).

Mi opinión, en general, relativamente negativa. Por el lado positivo, el senador McCain tiene una larga trayectoria de independencia en el Senado de los Estados Unidos, tanta que a veces se refiere a el como un solitario. Por ejemplo, el Sen. McCain no ha favorecido a muchos Republicanos con su apoyo a la reforma en las finanzas públicas, denunciando torturas por parte del estado y aun criticando inicialmente
la forma en que la administración Bush-Cheney comenzó la guerra en Iraq. A pesar que, se puede decir que el Sen. McCain, luego se ha dado la vuelta y se ha alineado en forma más cercana a la Casa Blanca Republicana. Acerca de la cuestión de la tortura, El Sen. McCain prometió cerrar el centro de detención de Guantanamo Bay. El ha declarado que arreglaría un mayor dialogo sobre cuestiones climáticas (siempre que China e India aprueben reducir emisiones de carbono).

También puede decirse que el Sen. McCain no se considera a si mismo como un candidato 'religioso', y dudo mucho que el vaya a asistir a sesiones bíblicas semanales, como se informa que George W. Bush hace dentro de los muros de la Casa Blanca. Estas pueden ser diferencias inconsecuentes con la presente administración, pero yo creo que son reales.

Por el lado negativo, a pesar de todo, los asuntos en los cuales el Sen. McCain coincide con el Presidente George W. Bush y el Vicepresidente Dick Cheney son mucho más numerosos y mucho más importantes. En los asuntos más importantes, sería 'más de lo mismo' con John McCain. Eso es por lo que el Presidente George W. Bush ha dicho que el está listo para hacer cualquier cosa para que sea el Senador John McCain sea electo presidente y que el iba a recaudar fondos para el. Bush sabe perfectamente bien que una presidencia de McCain sería como un tercer mandato de su ya fallida presidencia. Efectivamente, a la gente a la que le gusta lo que Bush hizo o dejó de hacer durante los últimos ocho años deberían votar por McCain con muy poco miedo de quedar desilusionados.

En particular, ellos amarían su militarismo y carácter belicoso. Por otro lado, esos que se sintieron traicionados o que fueron las víctimas de la administración Bush-Cheney, esto incluye el 81 por ciento de estadounidenses, que creen que su país va por el camino equivocado, deberían pensar dos veces antes que de facto se extienda la desastrosa presidencia de Bush aunque sea un día mas de lo necesario.

Echemos un vistazo a la situación. Por un lado, es esperable que el Sen. McCain como ha señalado un comentarista, se comporte como un George W. Bush en esteroides. Algunos van más lejos aún al describirlo como un candidato que aspira a convertirse en el Presidente McBush porque varias de sus propuestas duplicarían a las medidas de Bush. Por ejemplo, el Sen. McCain es partidario de la teoría imperial presidencial, puesta en marcha durante los años de la administración Bush-Cheney. Tan recientemente, como durante el pasado 6 de Mayo, el confirmó que si es electo Presidente, el podría entusiastamente acabar con las restricciones al poder establecidas en la constitución y abrazaría la proclama de Bush-Cheney de tener un poder de actuación casi absoluto.

McCain se encuentra particularmente molesto de que las Cortes podrían ajustarse a la letra y al espíritu de la Constitución de los Estados Unidos y así rechazar los intentos del Presidente de establecer una cuasi dictadura con el consiguiente detrimento de las prerrogativas del Congreso. En las palabras de McCain, el ejercicio del poder presidencial en los Estados Unidos está demasiado constreñido por la judicatura que 'muestra muy poca consideración con la autoridad presidencial.' Acerca de esta pregunta en particular, de cualquier modo, el Sen. McCain parece quererlo de los dos lados. ¿Es sincero sobre esto o es solo una manera de crear confusión? Por ejemplo, el 15 de mayo, el trató de distanciarse de la administración Bush-Cheney diciendo que el apoya el concepto constitucional de frenos y balances.

¿Cuál McCain es el verdadero McCain? Obviamente, más aclaraciones son necesarias de manera urgente. Segundo, sobre la política exterior más que cualquier otra, puede esperarse que McCain sea un McBush plus. Se puede esperar que el sea una mezcla de el simplista George W. Bush y del rapaz nacionalismo e intervencionismo de Dick Cheney, los últimos dos siempre listos para inmoralmente bombardear primero y preguntar después. McCain se encuentra listo para continuar con su inmoral política exterior.

Así que nadie debería esperar que el sea muy diferente que lo que este duo ha hecho durante los últimos ocho años, que es un intervencionismo global agresivo, un desastroso intervencionismo con excesivo militarismo.
Con McCain, los Estados Unidos seguirían siendo el guardián del planeta. Que llevará hacia una mayor inestabilidad geopolítica a nivel mundial, mayor deuda para los Estados Unidos, mayores dificultades para el comercio, especialmente para el petróleo y los commodities.

Va a haber un alto precio que pagar en una presidencia de McCain, sin temor a equivocarse. El actual desaceleramiento o recesión puede ser solo una muestra de los tiempos por venir. Ciertamente, escuchándolo, uno tiene la sensación de que el Sen. McCain jamás a
encontrado una guerra que no le haya gustado. Es más, si fuera por el, los soldados estadounidenses todavía estarían en Vietnam, en donde él fue piloto, volando caza-bombardero que tiraban bombas sobre Vietnam del Norte. El también ha dicho que le gustaría intervenir más directamente en Sudamérica, y en Medio Oriente, el ha dicho que no le importaría que hubiera una ocupación militar en esa región por otros cien años.

Bajo la mirada de McCain, Iraq es una colonia estadounidense para siempre, dando por sentado que habrá una guerra permanente y una ocupación militar permanente en esa parte del mundo. En 1999, McCain hizo lobby para que la administración Clinton invadiera con las tropas estadounidenses invadiera Yugoslavia. ¡Los  Padres Fundadores deberían estar retorciéndose en sus tumbas si pudieran ver a su querida república convertida en un imperio militarista!

En tercer lugar, el Sen. McCain no parece conocer ni tener ningún interés en el derecho internacional. Aunque, no es solo el Sen. McCain, que confunde constantemente a los Sunitas con los Chiitas en Iraq, después de todo este tiempo, pero el parece estar completamente perdido acerca de la diferencia de la guerra 'prevenida' versus guerra 'preventiva'.

Guerra Prevenida o un golpe prevenido es una medida de autodefensa llevada a cabo contra una potencia extranjera que representa una inminente e inevitable amenaza porque está presta a invadir is está amenazando con atacar inminentemente. Una guerra preventiva es más una guerra por elección o una guerra de agresión que es llevada a cabo en anticipo de una pérdida de seguridad o de una ventaja estratégica en un futuro más o menos cercano, o para el dominio de territorios extranjeros y recursos. Mientras que una guerra prevenida es en esencia defensiva por naturaleza, una guerra preventiva es fundamentalmente imperialistica. En el léxico de McCain, estos dos términos son confundidos desde que el dijo que el no consideraría el inicio de guerras prevenidas, cuando de hecho el quiso significar iniciar una guerra preventiva de agresión 'contra futuros enemigos' que no suponen una amenaza inmediata a los Estados Unidos. Una guerra prevenida a veces puede ser legal y justificable, y estar en concordancia con el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.
Pero una guerra preventiva, al ser planeada y abiertamente como un acto de agresión, jamás será legal de acuerdo al derecho internacional.

En cuarto lugar, parece ser que el Sr. McCain que tiene tiene un chip en su hombro, con reminiscencias a George W. Bush, y eso lo hace un hombre dificil de confiar como el lider de un país tan fuertemente armado como los Estados Unidos. Por ejemplo, recordando sus días como piloto de la Marina y como prisionero de guerra durante la guerra de Vietnam, hace unos quince años atrás, el ahora dice que le gustaría ir a Cuba a 'castigar' a aquellos soldados cubanos que hirieron a sus compañeros en Vietnam.

El gobierno cubano le respondió que no hubo soldados cubanos en Vietnam, pero el sigue enojado afirmandolo. Otro paralelismo con el Sr. Bush es el que el Sr, McCain, que cumplirá 72 años en agosto, acudió a la academia naval en Annapolis donde rankeo casi al último de su clase, en el puesto 894 de 899 estudiantes, así que no puede esperar ser un 'presidente filósofo', y esperaríamos que gobierne más con su instinto que con su cabeza.

Quinto, el Sen. McCain es un candidato neoconservador. El lobby pro-Israelí, ciertamente, y los Neoconservadores, o los que es decir el pequeño grupo de ideólogos que susurraron consejos al oido a George W. Bush durante años, y los que comenzaron a susurrar en los de McCain estarían maravillados de tener a un halcón militar y neoconservador McCain en la Casa Blanca. Para ellos, esto sería un sueño hecho realidad. Su proyecto de guerra contra Iran podría volverse una realidad. El Sen. McCain nació en una base militar estadounidense en un país extranjero (Panamá), y es el hijo y nieto de militares de carrera. Eso tal vez explique el porque está enamorado con cualquier cosas militar. Este es un hombre que hay una solución militar a cualquier problema político. Es de esperar que siga a la 'Doctrina-Bush' de los neoconservadores. También es esperable que siga a los Neoconservadores del imperialista y extremo Right Wing Project for the New American Century (PNAC) que llaman al dominio global estadounidense.

Armado de estas dos 'doctrinas', el Sen. McCain, si es electo Presidente, se encontraría listo para iniciar en el futuro gratuitas e ilegales guerras de agresión alrededor del mundo para asegurar la supremacía estadounidense. A los que le gustó George W. Bush amarán a John McCain. Ellos tendrán toda la pirotécnia y más. Sea que este acercamiento se bueno para los Estados Unidos, para su economía o para su reputación o para la estabilidad a nivel mundial, ese es otro tema.

Sexto, una presidencia de John McCain buscará aumentar el número de fuerzas armadas de los actuales 750.000 a 900.000 miembros. Bajo su gobierno,  el Pentágono y un grupo de contratistas de defensa, manejarían el presupuesto de defensa de los Estados Unidos, que ya se encuentra inflado hasta un punto de ser mayor que el gasto en defensa de 191 países todos juntos, y podría incrementarse aún más. Otra bandera roja, es el hecho que McCain se ha convertido en un anfitrión de lobbistas de extrema derecha para llevar a cabo su campaña y recaudar dinero. Esto significa que si el es elegido, será un prisionero de estos elementos ultraderechistas. Lo que no parece ser una perspectiva promisoria.

Séptimo, el Senador John McCain apoyó los grandes recortes en los impuestos de los ricos de George W. Bush, lo que ha traido como consecuencia un gran déficit presupuestario y que ha contribuido en gran medida a poner a los Estados Unidos en esta precaria situación económica, lo que es decir, cargar con una moneda en caída y una profundización de su crisis financiera.

No es sorprendente que George W. Bush haya apoyado entusiastamente a John McCain, aunque tal apoyatura puede ser una espada de doble filo, desde que los índices de aprobación de la gestión de Bush es la más baja de todos los presidentes estadounidenses, mientras la gran mayoría de los estadounidenses creen que su país está yendo en la dirección incorrecta.

Octavo, las cualidades personales de McCain se encuentran abiertas a cuestionamientos. El es reconocido desde su temprana infancia, de tener repentinos e incontrolables ataques de furia. Según lo señalado por el biógrafo Robert Timberg (“JohnMcCain: An American Odyssey”) hasta bien bien entrado en sus veinte años, es recordado como un hombre violento,'siempre listo para pelear ante la primera oportunidad que se presentara'. Esta rabia parece encontrarse en la esencia de su personalidad: al describir a su propia infancia, McCain ha admitido tener un temperamento reactivo y de pocas pulgas (ver esto en su libro “Worth the Fighting for: A Memoir”) y ha confesado que en su juventud 'ante la menor provocación estallaba en un ataque de locura, y luego repentinamente caía al suelo inconsciente. ¡Cuando me sentía furioso contenía mi respiración hasta desvanecerme! Luego, sus padres tenían que bañarlo en agua fria con sus ropas puestas para poder despertarlo. Es peligroso confiar en un hombre con semejante caracter como para tener bajo su responsabilidad la custodia de armas nucleares. Incluso algunos de sus colegas Republicanos del Senado dicen que es demasiado temerario para ser el comandante en jefe. Y esto está por sobre su actitud de agresivo militarismo en cuestiones externas y de su obvia y reconocida falta de conocimiento sobre cuestiones económicas.

Noveno, se encuentra la legítima pregunta acerca de su edad y de su propio estado de salud. El New York Times se ha quejado acerca de la falta de información médica relacionada con el presunto candidato Republicano y de lo poco que la gente conoce acerca de su salud. Después de todo, este no es un asunto trivial, desde que el Sen. McCain va a tener 72 años en agosto y se encuentra en recuperación desde agosto del 2000 de una cirugía a causa de un melanoma cancerígeno, el más maligno de todos los cánceres. Un informe médico editado recientemente no tranquiliza en estos aspectos.

Y Décimo, desde las críticas de los medios a su acercamientos a un Ministro negro, también vale la pena hacer notar que el Senador John McCain ha sido apoyado por uno de las peores figuras del ala derecha religiosa en los Estados Unidos de hoy en día, el texano anticatólico tele-evangelista John Hagee, el cual se ha referido al huracán
Katrina como un castigo de Dios a New Orleans; también se ha referido hacia la Iglesia Católica Romana como 'la Gran Ramera' al que llamó un 'falso culto' y 'la iglesia apóstata'. Hay 60 millones de católicos en los Estados Unidos y ellos deberían percatarse de estas insinuaciones.)
Y por sobre todo, el también ha declarado que Dios envió a (Adolfo) Hitler para perpetrar el Holocausto ¡para forzar a los judios a marcharse a Israel! Por eso es ciertamente legítimo preguntarse porque está toda esta atención de la prensa en el Senador Barack Obama y su asociación con un polémico pastor. ¿No se considera a esto doble discurso?

Para concluir, cuando todos los puntos se conectan, para quedar claro: Senador '100 años' John McCain debe ser considerado un hombre demasiado peligroso y demasiado impredecible para que se le encomende la presidencia de un país tan fuertemente armado. ¿Realmente los estadounidenses quieren a un hombre al que algunos llaman como 'Senador Cabeza Caliente' y ubicarlo en un puesto de tan alta responsabilidad? Ahora esperemos que suficientes estadounidenses se den cuenta de todo antes que todo suceda, no después.

Si los estadounidenses realmente creen que su país se está moviendo en la dirección equivocada, ¿Realmente tiene sentido alinearse tras un candidato que lo único que quiere hacer es ir aún más allá en esa misma dirección?

Hay muchos asuntos importantes más relacionados con el Sr. McCain que los medios deberían mostrar, pero de hecho no lo hacen.

Por ejemplo, déjenme señalar que el Senador McCain se en contra de las regulaciones públicas sobre los altos ejecutivos de empresas, lo que continua costando al público miles de millones de dólares. Recientemente, el Sen. McCain se ha opuesto a una propuesta agrícola porque esta propuesta pretendía regular el intercambio futuro de energía, un mercado que fue famosamente abusado cuando Enron Corp. manipuló los precios de la electricidad en California en el 2001 robándoles a los californianos millones de dólares.

Déjenme recordar también que alrededor de veinte años atrás, el Sen. McCain fue acusado de corrupción luego de descubrirse que se encontraba profundamente involucrado en el  escándalo Savings & Loans, después de descubrirse que el mismo junto con otros cuatro senadores habían intervenido para prevenirlos ante las normas de la Federal Home Loan Bank Board de algunas de las más arriesgadas y compañías prestamistas, como la Lincoln Savings and Loan Association of Irvine en California. Asimismo, el Sen. McCain y los otros cuatro senadores ( los Cinco de Keating: John McCain más John Glenn y Alan Cranston, Don Riegle, y Dennis DeConcini) recibieron $ 1,3 millones en contribuciones de Charles Keating, encargado de Lincoln Saving and Loan Association. El Sen. McCain fue llamado por el Comité de Ética del Senado por maniobras de ‘poco juicio’ al intervenir ante los reguladores federales en beneficio de Keating.  Los otros cuatro senadores han dejado la política, pero McCain aún continua fuertemente y es presumiblemente el candidato Republicano para las elecciones presidenciales del 2008 en los Estados Unidos.

Ahora recordemos que el Sen. McCain ha estado detrás de Bush en la Guerra de Iraq desde el día uno.
De hecho, el Sen. McCain fue el que respondió a la magistral denuncia realizada por el Sen. Robert Byrd sobre la guerra de Bush, el 19 de Marzo de 2003, y fue el que defendió a la administración Bush-Cheney en la decisión de ir a la guerra. Por eso, aquellos que se oponen a la guerra de Iraq no pueden votar por McCain, deje que ellos se las arreglen con su conciencia. Aquellos a los que le gustan las guerras de agresión no provocadas esos deberían votar por McCain.

Hay muchos cadáveres en el closet del Sen. McCain. Si los medios realmente hicieran su trabajo, el público debería conocerlo más antes de votar por el. Pero este no parece ser el caso.

______________________________
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog
y
_____________________________________________
_______________________________________
N.B.: Traducido del inglés por Agustin Funes, Argentina



6.

Date de publication: 17/08/2007

Cumbre de Montebello, 20-21 de agosto de 2007:

Canadá y el Proyecto Unión Norteamericana

Autor: Rodrigue TREMBLAY
Traductor: Guillermo F. Parodi y revisado por Horacio Garetto

"Un acuerdo [ con los Estados Unidos ] con el fin de armonizar las normas del comercio, la seguridad o la defensa, obligaría, en definitiva, a Canadá y México... a ceder a los Estados Unidos el poder real sobre el comercio internacional, la inversión internacional, la normativa medioambiental, la inmigración, y, en gran parte, sobre la política exterior, e incluso sobre las políticas fiscales y monetarias."
Roy McLaren, ex ministro liberal federal canadiense


Se puede esperar una reacción muy negativa por parte de la población canadiense, y también de las estadounidenses y mexicanas, cuando conozcan en detalle lo que el trío de Bush-Calderon-Harper elaboraron minuciosamente estos últimos años en el mayor secreto y en ausencia de ningún debate público.

En efecto, los tres gobiernos, relativamente impopulares, asentados actualmente en Washington, Ottawa y México, se asociaron a enormes compañías, la mayoría estadounidenses, con el fin de establecer las bases de una futura Unión Norteamericana (UNA), también llamado el proyecto para una "Integración Profunda". Se trataría de una nueva alianza, de tipo permanente, dentro de la cual los estadounidenses tendrían de hecho una influencia preponderante. Esta unión obligaría a Canadá y a México a armonizar numerosas leyes y reglamentos en función de los intereses del mundo de los "Big Business", y de los del gobierno estadounidense, sobre todo preocupado por sus ambiciones imperiales y no democráticas a través del mundo.

Por supuesto que tal plan de integración continental avanzada, tanto a nivel económico como político, se aleja considerablemente de la idea original de intercambios equitativos y libres, para los bienes y los servicios, a causa de la abolición de las barreras arancelarias y no arancelarias entre los países del hemisferio. Esta idea previamente tomó forma con el Acuerdo de libre comercio de 1988, entre el Canadá y los Estados Unidos. Más tarde, en 1994, Canadá tuvo que aceptar que México se acople al Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano (NAFTA, por sus siglas en inglés), siendo obligado también a hacer concesiones sustanciales en cuanto a la aplicación de la Ley sobre Inversión Canadá, la cual regula las tomas de control extranjeras de compañías canadienses, además de garantizar a los Estados Unidos un acceso privilegiado a los recursos energéticos canadienses. Todo ello habría debido bastar para abrir el mercado canadiense (estadounidense en el original. NdT) a las empresas estadounidenses (canadienses en el original. NdT). Parece, sin embargo, que no es en absoluto el caso. Las grandes sociedades y el gobierno estadounidense quieren servirse del pretexto de la lucha al terrorismo para ir mucho más lejos y extraer aún más concesiones por parte del Canadá.

En efecto, bajo la presión de las grandes empresas, la mayor parte estadounidenses, que tienen instalaciones en los dos lados de la frontera, y de las preocupaciones por la seguridad del gobierno estadounidense, la idea inicial de libre comercio se agrandó y pasó a un nivel bien superior. Lo que se propone es ni más ni menos que transformar los acuerdos de libre comercio en una organización política paraguas que sería una especie de organización paralela a la Unión Europea con su reagrupación de 27 países.

Realmente, el proyecto norteamericano hasta podría sobrepasar lo realizado por la UE en cuanto a integración económica y política. Así pues, en Europa, las dos docenas y aún más de países miembros conservaron su dominio sobre sus fuerzas armadas y sobre su política exterior y, lo que es importante, no se encuentra ningún país en posición de ejercer una influencia hegemónica sobre el conjunto de la Unión. Ese no sería, por supuesto, el caso en América del Norte, por el peso preponderante de los Estados Unidos.

En los hechos, lo que está en juego podría conducir a Canadá, a México y a los Estados Unidos, tres países muy diferentes en cuanto a población, cultura y orientaciones, a integrar de facto sus fuerzas armadas y a fusionar sus políticas exteriores, para formar una especie de Fortaleza Norteamericana, la cual operaría necesariamente bajo el protectorado de los Estados Unidos. Necesariamente, en efecto, serían los Estados Unidos y su gobierno los que tendrían el bastón de mando en tal alianza, mientras que se relegaría a los dos socios restantes al estatuto de casi colonias políticas y económicas.

Dudo que eso pueda funcionar. Por una parte, los canadienses nunca aceptarán que su país se convierta en una colonia de los Estados Unidos y el actual gobierno minoritario de Stephen Harper sufrirá las consecuencias si persiste en esta dirección. Los canadienses no desean de ninguna manera ver que sus fuerzas armadas y su política exterior se funden, de facto, en las de la América Imperial. Por otra parte, no desean en ningún caso ver sus recursos naturales colocados bajo control estadounidense y que sean explotados casi en su totalidad por empresas de ese país, que tengan poco o nada de consideración por la soberanía del Canadá y por el bienestar de sus habitantes. Del mismo modo, la gran mayoría de los canadienses no desean ver desaparecer el dólar canadiense en favor de un dólar estadounidense cada vez con menos prestigio en el mundo, como algunos lo sugirieron.

Sin embargo, todos estos temores podrían concretarse a largo plazo si tienen éxito los esfuerzos, en gran parte secretos, que actualmente se despliegan a los más altos niveles, en el marco de la operación misteriosa conocida bajo el acrónimo inglés de "SPP", acrónimo que indica que el programa fue bautizado con el nombre de Cooperación Norteamericana para la Seguridad y la Prosperidad (se usará el acrónimo SPP, en algunas referencias. NdT), conocido también por la denominación de "Integración Profunda". Esta iniciativa de integración fue oficialmente lanzada en ocasión de una Cumbre entre George W. Bush (EE UU), Vicente Fox (México) y Paul Martin (Canadá), que tuvo lugar en la ciudad de Waco, en Texas el 23 de marzo de 2005.

Son las grandes empresas canadienses y compañías cada vez menos "canadienses", tal como Alcan a punto de ser vendida a la británica Río Tinto, y filiales canadienses de empresas estadounidenses, las que están a la cabeza de esta campaña en favor de una Unión Norteamericana. En Canadá, estas empresas se agrupan en el Consejo Canadiense de los Jefes de Empresas (CCCE, por sus siglas en francés), que presiona al gobierno Harper en favor del plan. –El Consejo Canadiense de los Jefes de Empresas cuenta con alrededor de 150 miembros corporativos.

Junto a grandes sociedades y bancos canadienses, se encuentran las filiales de las grandes compañías estadounidenses instaladas en Canadá, como las empresas: du Pont, FED X, General Electric, General Motors, Chrysler, Hewlett-Packard, Home Depot, IBM, Imperial Oil, Kodak, 3M, Microsoft, Pratt y Whitney, Suncor, Wyeth, Xerox, etc. - Para los dirigentes de estas empresas, el Canadá no es un país distinto de los Estados Unidos, sino un mercado adyacente que es importante para invertir y para controlar.

Hace cuatro años, en enero de 2003, que el CCCE lanzó su Iniciativa Norteamericana de Seguridad y Prosperidad (INASP). Los políticos se acoplaron más tarde. Los grandes objetivos de la iniciativa del CCCE se agrupaban inicialmente en una estrategia de cinco puntos:

1 – La redefinición de las fronteras entre Canadá, Estados Unidos y México;

2 – La maximización de las eficiencias reglamentarias;

3 – La negociación de un pacto continental global de seguridad energética;

4 – La negociación de una alianza militar para la defensa norteamericana;

5 -- Y, la creación de un nuevo marco institucional para la nueva Unión Norteamericana.

Más tarde, el Consejo Canadiense de los Jefes de Empresas se asoció a otras dos organizaciones: al "Council on Foreign Relaciones", un organismo estadounidense conocido por su apoyo a la guerra de George W. Bush contra Irak, y al "Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales" mexicano.

El grupo de trabajo conjunto, bautizado como "Independent Task Force on the Future of North America”, publicó un informe en mayo de 2005 cuyo título era "Construir una Comunidad Norteamericana". El informe proponía 39 recomendaciones específicas cuyo objetivo era llegar a hacer desaparecer de facto las fronteras y de establecer un único espacio económico asegurado, gracias a un acuerdo político norteamericano entre los Estados Unidos, Canadá y México.

En pocas palabras, la recomendación central del grupo de trabajo era constituir, a partir de 2010 (¡¡¡en solamente tres años!!!) una comunidad económica asegurada para el conjunto del continente, la Unión Norteamericana, con un perímetro común incluyendo una estructura arancelaria común, un sistema común de seguridad, todo combinado con la emisión de una tarjeta común de tránsito fronterizo. –Se tiene con eso la esencia del proyecto para una "Integración Profunda": un único mercado, una única frontera económica, y un único sistema oficial de seguridad. Por el momento nadie tiene la idea de una "sola bandera" o de una "misma moneda", pero eso podría venir a largo plazo.

Es este proyecto que fue objeto de debates en cumbres políticas realizadas en Waco, Texas, en 2005, con el fin de hacer el lanzamiento, continuadas en marzo de 2006, en Cancún, México. En esta última cumbre, se acordó crear a un Consejo de la Competitividad Norte- Americana, compuesto de 30 hombres de negocios provenientes en número igual de cada país. Es ahora a este grupo de trabajo trinacional que incumbe establecer las prioridades del programa SPP y controlar el proceso de integración profunda gracias a transformaciones gubernamentales en los tres países. – Los días 20 y 21 de agosto próximo, en una Cumbre en el Castillo Montebello, situado en Montebello, Quebec, el presidente estadounidense George W. Bush, el primer ministro canadiense Stephen Harper y el presidente mexicano recientemente elegido, Felipe Calderón, se encontrarán para discutir de los progresos registrados en el desarrollo del programa SPP, en lo que será la tercera Cumbre.

La mayoría de los Canadienses pensaban, hasta hace poco, que la iniciativa trilateral emprendida tenía por objeto sobre todo facilitar el comercio y los viajes entre los tres países, de una manera compatible con las nuevas exigencias de seguridad que resultaron desde los acontecimientos del 11 de septiembre 2001.En efecto, si era ese el único objetivo de estos debates trilaterales a nivel político y burocrático, los cuales por otra parte comenzaron a partir de 2001, la mayoría aceptaría que es necesario llegar a nuevos acuerdos administrativos con el fin de reducir la duración de las demoras de los coches y camiones en los puestos fronterizos, sea mediante la ampliación de las instalaciones físicas, sea por la instauración de pre-aduanas. En este sentido, la gente no tendría el temor de ver a su Gobierno prepararse para abandonar pedazos enteros de soberanía nacional.

Más de uno sospecha, sin embargo, que las largas líneas de camiones canadienses que se observan frecuentemente a los puestos fronterizos estadounidenses, seis años después del 9/11, dan prueba de una cierta mala fe por parte del gobierno estadounidense, que parece utilizar la amenaza terrorista para acrecentar su proteccionismo y para ejercer presiones indebidas sobre el gobierno relativamente inexperto de Stephen Harper. Los canadienses no olvidan, en efecto, cómo el gobierno de George W. Bush se ha negado a someterse a los resultados de los numerosos juicios de los tribunales de arbitraje del NAFTA, y ha forzado el Canadá a aceptar un acuerdo de comercio regulado para la madera de construcción.

Sea como fuese, uno debe aceptar la evidencia de que los objetivos del proyecto "Integración Profunda" van mucho más lejos que la simple reducción de los períodos de demora en los puestos fronterizos. Estos objetivos son muy numerosos, muy controvertidos y muy aventurados para la soberanía nacional del Canadá, ya que van mucho más lejos que aumentar simplemente las instalaciones fronterizas y armonizar las medidas de control para los flujos comerciales y turísticos.

Realmente, el objetivo último de la operación "Integración Profunda" es llegar a crear a una Unión Norteamericana de carácter político, y no solamente económico, dentro del cual los tres países, sobre todo un país como el Canadá, vendrían a perder elementos importantes de su soberanía nacional. Sería una estructura política y económica que se asemejaría a la Unión Europea, con sus dos docenas y aún más países miembros, pero que tomaría en Norteamérica una coloración imperialista. - El NAFTA se transformaría en una unión aduanera y forzaría a los dos países menos poderosos a adaptar sus leyes y reglamentos para que se ajusten a las leyes y reglamentos estadounidenses, incluida la obligación de ajustarse a las políticas estadounidenses en cuanto a defensa y política exterior.

Como se ve, se está bastante lejos de la idea de facilitar simplemente los controles fronterizos para el movimiento de los bienes y personas. Lo que estas Cumbres tenidas en secreto contemplan es más bien la creación una nueva alianza política global entre los Estados Unidos, Canadá y México. Pero, debido a la fuerza de la gravedad, eso significaría, en la práctica, que los Estados Unidos harían del Canadá, y hasta un determinado punto de México, casi colonias de los EE.UU. - En efecto, los Estados Unidos son una especie de elefanta que hace lo que se le viene a la cabeza, sobre todo desde que es dirigido por el tándem Bush-Cheney, mientras que el Canadá y México hacen, lo mejor que pueden, respectivamente el papel de un pequeño castor y un pequeño zorro a su lado. Esto podría tener como consecuencia deteriorar considerablemente la calidad de la democracia canadiense.

Y, es allí donde la albarda hiere. En cuanto un país de tamaño medio acepta fusionar su política de la defensa con la de un gran país –como son los Estados Unidos, que por añadidura son imperialistas–, se vuelve muy difícil para el país conservar una política exterior autónoma. - Su soberanía nacional corre el riesgo entonces de reducirse y comprometerse de una manera irreversible.

Son numerosos los canadienses que temen con justa razón que el proyecto de "Integración Profunda" que es actualmente objeto de debates, y que se agita agresivamente en algunos medios, obligue a Canadá a dejar caer toda veleidad de tener una política exterior independiente de la de los Estados Unidos, a ver sus Fuerzas Armadas pasar a ser dependientes de las de los Estados Unidos, y, - a abandonar su control sobre los ingresos económicos y el desarrollo de sus recursos naturales, especialmente el control sobre los recursos en petróleo y gas, así como sobre los recursos hidráulicos e hidroeléctricos.

Algunos entreven incluso el día en que se harán sentir presiones para que el Canadá abandone el dólar canadiense, en favor de el dólar estadounidense, provocando por el hecho mismo la pérdida de independencia para sus políticas monetarias y fiscales. ¿Si estas aprehensiones e inquietudes pueden parecer exageradas, podemos sin embargo preguntarnos sobre la magnitud de las precauciones que se están tomando para salvaguardar la soberanía y la independencia del Canadá? ¿Cuáles serían los fundamentos democráticos de una unión política ampliada? ¿Cuáles son los costes políticos y económicos con relación a las ganancias económicas anunciadas? No se ha emprendido estudio alguno, que yo sepa, que haya evaluado correctamente estas cuestiones con el fin de proporcionar un esclarecimiento válido para un debate público de buena calidad.

Por lo tanto, estamos forzados a sacar la conclusión que el proyecto para una "Integración Profunda" y avanzada de Canadá en el seno americano es fundamentalmente defectuoso, si no sencillamente subversivo a nivel político. No hay ningún debate público articulado sobre lo que está en juego, aunque tarde o temprano el gobierno minoritario de Stephen Harper deberá necesariamente consultar y convencer a la población canadiense antes de formular las leyes que permitirían concretar la aplicación del proyecto.

Tal debate público no tuvo lugar hasta ahora. Todo al contrario, todo parece ser hecho para impedir a la población seguir el hilo de lo que se discute, ya que todo se desarrolla a puertas cerradas. Con esto debería bastar para plantearse dudas, aunque estos debates a más alto nivel político no tienen aún fuerza de ley. En un futuro más o menos alejado, los acuerdos ad hoc que son actualmente objeto de debates deberán concretarse en acuerdos formales o incluso insertarse en un nuevo Tratado entre los tres países. Se niega que sea esa la intención, pero la lógica de la operación aboga mucho por tal desenlace.

Personalmente, creo que lo que está en juego es suficientemente importante como para que, tarde o temprano, se realice un referéndum pan-canadiense sobre toda la cuestión de la "Integración Profunda". En efecto, es imposible decidir con justicia sobre un tema de tal trascendencia en el marco de una elección general, ya que un partido político puede tomar el poder con una minoría de votos entreverándose entre varios otros partidos. Una elección general no puede aportar la legitimidad requerida por un proyecto político de semejante trascendencia. Para lograrse, sería necesario un referéndum pan-canadiense en el que la población soberana pueda pronunciarse sobre la cuestión.
____________________________________________________
Nota del Traductor: Se han omitido los hipervínculos del texto original que llevaban a textos en francés no traducidos al español, salvo los de Wikipedia que se omitieron por tratarse solo de información general.
________________________________________________________
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog
y
_____________________________________________________
Artículo original publicado el 9 de agosto de 2007
Sobre el autor
Guillermo F. Parodi y Horacio Garetto son miembros de Cubadebate y Rebelión. Parodi es también miembro de  Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor, al revisor y la fuente.
URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=3599&lg=es

5.

Imperialismo y fascismo crecientes en Estados Unidos

Traducido por  Mar Rodríguez

«Si la tiranía y la opresión ocupan esta tierra, será como luchar contra un enemigo extranjero
James Madison (1751-1836), cuarto presidente de Estados Unidos y autor de la Constitución.

«Cuando el fascismo entre en Estados Unidos, vendrá envuelto en la bandera y portando la cruz
Sinclair Lewis, It Can't Happen Here, 1935.

«Los desgraciados acontecimientos en el extranjero nos han vuelto a enseñar dos sencillas verdades sobre la libertad de un pueblo democrático. La primera es que la libertad de una democracia no está a salvo si el pueblo tolera el crecimiento de un poder privado hasta tal punto que se vuelva más fuerte que el estado democrático mismo. Eso es, en resumen, fascismo: la posesión del gobierno por parte de una persona, grupo u otro poder privado controlador
Franklin D. Roosevelt (1882-1945), 32.º presidente de Estados Unidos.

«... Un imperio es despotismo y un emperador es un déspota, sin límites legales ni nada que no sea su propia voluntad; es una tiranía más absoluta que la monarquía absoluta. Pues, aunque la voluntad de un monarca absoluto es la ley, sus edictos deben registrarse en los parlamentos. Esta formalidad no resulta necesaria en un imperio.»
John Adams (1735-1826), segundo presidente de Estados Unidos.

«Soy el comandante en jefe, ¿sabe?, no necesito explicar nada, no tengo que explicar por qué digo las cosas. Eso es lo interesante de ser presidente. Quizá tenga que explicarme alguien por qué dice algo, pero yo no siento que deba una explicación a nadie.»
George W. Bush, citado en el libro Bush at War de Bob Woodward.

Puede ser, en parte, a consecuencia de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la sensación de una creciente amenaza externa de los islamistas fanáticos, pero resulta indudable que en los Estados Unidos del siglo XXI están aumentando el imperialismo hacia fuera y el fascismo hacia dentro. Resulta sorprendente porque, junto con el comunismo totalitario, estas fueron precisamente las enfermedades políticas más desastrosas del siglo XX contra las cuales lucharon Estados Unidos y otros países democráticos. Provocaron dos guerras mundiales y convirtieron el siglo XX en el más sanguinario de la historia de la humanidad. La evolución resulta importante no sólo para Estados Unidos, sino también para los demás países democráticos, porque si Estados Unidos, con una de las mejores constituciones democráticas del mundo, cae en una forma de totalitarismo benévolo, ¿cuál es la suerte de la democracia en el resto del mundo?

Antes de continuar, vamos a definir algunos términos. ¿Qué es imperialismo? ¿Qué es fascismo? Y ¿qué es el totalitarismo? ¿Qué es democracia?

En primer lugar, imperialismo es el uso de la fuerza en las relaciones internacionales fuera del ámbito legal y de las exigencias de la autodefensa, con el objeto de tomar el control de países extranjeros, su población y sus recursos, y con la expresa intención de cambiar su cultura o sistema de gobierno.

—El mejor libro sobre imperialismo es la obra de J.A. Hobson, Imperialismo (1902).

En segundo lugar, el fascismo es un régimen político caracterizado por un alto grado de concentración del poder en el estado, en un partido político o en una persona, acompañado de una forma mesiánica y beligerante de nacionalismo, mediante la usurpación de las prerrogativas legislativas y judiciales por la rama ejecutiva del gobierno, la supresión de las libertades individuales en el país, la adoración de los símbolos nacionales como la bandera, el aumento del militarismo y la expansión militar en el extranjero, a menudo para vengar alguna supuesta humillación.

—Uno de los mejores libros sobre fascismo es la obra Anatomía del fascismo (2004) de Robert O. Paxton.

En tercer lugar, el totalitarismo es un concepto amplio que se refiere al ejercicio del poder por un partido o por una persona en un país mediante la fuerza, sin restricción de leyes ni normas.

—Quizá el mejor libro sobre totalitarismo sea Los orígenes del totalitarianismo (1958), de Hannah Arendt.

Por último, la democracia es una forma de gobierno en la cual las preferencias de los ciudadanos son de crucial importancia para la adopción de políticas públicas y las personas eligen un gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Se basa en la regla de la ley, la descentralización y la separación de poderes, y en la protección de las libertades fundamentales y los derechos individuales. Es la antítesis del imperialismo, el fascismo y todo tipo de totalitarismo.

— Un análisis clásico de la democracia de estilo estadounidense es el de Alexis de Tocqueville en La democracia en América (1835).

Analicemos algunos de los hechos y acontecimientos que han tenido lugar en los últimos tiempos en Estados Unidos. Cuando se unen para formar un todo, constituyen un marco político y legal muy robusto que podría permitir al presidente George W. Bush o a cualquier otro político dirigir Estados Unidos con decretos, en lugar de mediante la voluntad del pueblo.

En primer lugar, se encuentra la doctrina neoconservadora imperialista adoptada por el gobierno de Bush y Cheney, que se utilizó para iniciar la invasión militar ilegal de Irak en marzo de 2003. Esto obedecía a la doctrina imperialista de Bush de guerras preventivas, unilateralidad internacional y supremacía militar asertiva estadounidense en todo el mundo. Según la doctrina de política exterior de orgullo desmedido, Estados Unidos podría invadir cualquier país, especialmente en Oriente Medio, para imponer un gobierno democrático local favorable a Estados Unidos y sus aliados. El país ocupado se convertiría entonces en un modelo para otros países, los cuales adoptarían el mismo tipo de régimen político e iguales políticas. Ya conocemos todos el resultado que ha obtenido esta doctrina imperialista en Irak y sus desastrosas consecuencias.

La doctrina de Bush de 2002, al afirmar el derecho de Estados Unidos a invadir otros países por razones vagas de ingeniería social, construcción de la nación o cambio de régimen, es contraria a los principios de Nuremberg y a la prohibición de las guerras agresivas que se hace en la Carta de las Naciones Unidas, ideas ambas que habían tenido un fuerte apoyo de los líderes estadounidenses hace sesenta años. Por ejemplo, la Carta de Nuremberg estipula que: «El inicio de una guerra de agresión... no sólo es un crimen internacional, es el crimen internacional supremo». En cuanto a la Carta de la ONU, su preámbulo afirma que se ha establecido «para evitar el azote de la guerra a las generaciones venideras».

En segundo lugar, en un modo que recuerda vagamente al régimen de Adolf Hitler con la suspensión del derecho de habeas corpus en Alemania el 28 de febrero de 1933, el régimen de Bush y Cheney también ha suspendido ese mismo derecho en Estados Unidos. En efecto, el 17 de octubre de 2006, el presidente George W. Bush firmó la ley S.3930 sobre Comisiones Militares, que elimina el derecho de habeas corpus para extranjeros acusados de terrorismo y para estadounidenses y extranjeros calificados como «combatientes enemigos» por la rama ejecutiva. Según esta ley, cualquier persona, ciudadana o no, puede verse privada de la protección del proceso debido a capricho de la rama ejecutiva y permanecer en prisión por tiempo indefinido sin recurso legal. Estados Unidos es probablemente el único país del mundo que, tras haber suspendido el derecho de habeas corpus, continúa calificándose de país «democrático».

Tercero: la Ley sobre autorización de defensa de 2006  (H.R. 1815), aprobada por el congreso el 30 de septiembre de 2006 y ratificada por el presidente George W. Bush el 17 de octubre de 2006, autoriza al presidente a imponer la ley marcial en el caso de que se produzca un «incidente» terrorista, si él u otros funcionarios federales perciben una alteración del «orden público». Podría aplicarse la ley marcial, por ejemplo, como respuesta a un ataque terrorista, pero no se excluye la posibilidad de que se imponga si algunas protestas contra la guerra se convirtieran en acciones desordenadas, o después de algún disturbio político importante. Puesto que el gobierno actual de Bush y Cheney no halló problema alguno cuando declaró una guerra en otro país con un pretexto, ¿qué les impediría imponer la ley marcial en el país con otro pretexto?

En cuarto lugar, debemos recordar que cuando el  Congreso aprobó la Ley sobre insurrección en 1807, el objetivo era la importante restricción de la capacidad del presidente para desplegar el ejército en Estados Unidos. La Ley de Posse Comitatus de 1878 reforzó estas restricciones al imponer una condena a dos años de prisión a cualquier persona que utilizará al ejército en Estados Unidos sin permiso expreso del Congreso. En efecto, su sección 1385, (uso del ejército y la aviación como posse comitatus), en su enmienda posterior, establece que: «Quienquiera que, a excepción de los casos y las circunstancias expresamente autorizados en la Constitución o mediante una ley del Congreso, utilice de forma voluntaria alguna parte del ejército o de las fuerzas aéreas como posse comitatus o de otro modo para ejecutar la ley, será multado según esta sección o encarcelado durante no más de dos años, o ambos».

Todas estas protecciones han quedado eliminadas. En efecto, la adopción de la Ley de autorización de la defensa nacional para el año fiscal 2007 (H.R. 5122) cambió el nombre de la disposición clave en el libro de estatutos de «Ley contra la insurrección» a «Ley sobre la obligación del cumplimiento de las leyes para restaurar el orden público». Mientras la Ley contra la insurrección de 1807 en Estados Unidos establecía que el presidente sólo podría desplegar las tropas en el país «para aplastar, en un estado, toda insurrección, violencia doméstica, combinación ilegal o conspiración», la nueva ley permite al presidente, no sólo declarar la ley marcial y gobernar por decreto, sino también tomar el mando de las tropas de la Guardia Nacional sin la autorización de los gobernadores de los estados. La ley también aumenta la lista de los casos permitidos para la proclamación de la ley marcial, con los «desastres naturales, epidemias u otra emergencia de sanitaria grave, ataque o incidente terrorista u otro problema», cuyo ámbito no se limita ni queda definido. Se han eliminado todas las salvaguardas contra el uso del ejército en el país en favor de la concesión de nuevos poderes al presidente, que puede hacerlo casi a capricho.

En quinto lugar, la directiva presidencial sobre seguridad nacional, firmada por el presidente George W. Bush el 4 de mayo de 2007, hecho que no recibió cobertura en los medio de comunicación estadounidenses mayoritarios ni se comentó en el Congreso de Estados Unidos, va incluso más allá y declara que, en el caso de que se produzca un «acontecimiento catastrófico», el presidente puede convertirse en un dictador de hecho: «El presidente liderará las actividades del gobierno federal para garantizar el gobierno constitucional».

En sexto lugar, el 15 de marzo de l2004, la Casa Blanca de Bush y Cheney autorizó, sin aprobación del Ministerio de Justicia y sin tener en cuenta las objeciones del entonces fiscal general, John Ashcroft, el programa de espionaje doméstico y escuchas telefónicas sin supervisión judicial adecuada. Esto fue un programa ilegal de espionaje doméstico, puesto que violaba la Ley sobre vigilancia en el extranjero mediante el espionaje, de 1978, que establecía un panel de jueces para decidir en secreto sobre las solicitudes de permiso para las escuchas telefónicas. Cuando un gobierno comienza a quebrantar la ley, no hay modo de saber de antemano adónde y hasta dónde llegará. Es campo abierto.

Por último, sobre la práctica de someter a tortura y otros tratamientos degradantes a los detenidos, a pesar de la clara obligación de no hacerlo según la legislación internacional y estadounidense, resulta verdaderamente sorprendente que el gobierno de Bush y Cheney necesitaran un recordatorio del Tribunal Supremo en junio de 2006, explicando que debían cumplir el Convenio de Ginebra. Al parecer, a ellos no se les había ocurrido.

Hay siete hechos ominosos entre los más graves, algunos de los cuales han pasado claramente inadvertidos en Estados Unidos, pero que harían revolverse en sus tumbas a los padres de la Constitución estadounidense, si pudieran ver lo que se está haciendo con su obra. Técnicamente, el ciudadano medio continúa disfrutando en Estados Unidos de bastante libertad personal, pero esto podría cambiar en menos que canta un gallo o, más exactamente, en lo que se tarda en estampar una firma. No cabe duda de que durante los últimos seis años el gobierno de Bush y Cheney ha llevado a Estados Unidos hacia el imperialismo y el fascismo.

Esto no niega que vivimos en tiempos difíciles y peligrosos, pero los estadounidenses deben rezar para que no se produzca ningún acontecimiento catastrófico durante el gobierno de George W. Bush, porque dispone de todos los mecanismos y dispositivos necesarios en marcha para suspender las libertades civiles e imponer un régimen fascistoide a los estadounidenses cuando se presente una excusa. Este es un pensamiento esclarecedor.
------------------------------------------------------------------------
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog
y
_______________________________________

Artículo original publicado el 2 de julio de 2007

Sobre el autor.
Mar Rodríguez es miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a sus autores y la fuente.
URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=3219&lg=es

4.
PARA MEDITAR: 20 Citas del presidente George W. Bush
Por Rodrigue Tremblay
12 Diciembre 2006

1. Creo que Dios quiere que yo sea presidente.”
["I believe God wants me to be president" is a Bush's statement that came during a meeting with Rev. Richard land, head of the public policy arm of the Southern Baptist Convention, in 1999.]

2. [Fui] “escogido por la gracia de Dios para dirigir en ese momento.”
 ([I was] "chosen by the grace of God to lead at that moment", is a Bush's quotation reported by Michael Duffy in Time magazine immediately after 9/11.)

3. “Dios me dijo que atacara a Al Qaeda y los ataqué, y entonces me instruyó que atacara a Sadam, lo que hice, y ahora estoy determinado a solucionar el problema en Oriente Próximo.”
["God told me to strike at al-Qaeda and I struck them, and then he instructed me to strike at Saddam, which I did, and now I am determined to solve the problem in the Middle East. " comes from a remark made by Bush to Palestinian negotiator Nabil Shaath, made to and reported by BBC News on Thursday, October 6 2005.]

4. “Confío en que Dios habla a través de mi persona. Sin eso, no podría hacer mi trabajo.”
["I trust God speaks through me. Without that, I couldn't do my job" is a Bush's remark to a group of Amish people he met with privately on July 9, 2004, and as published by the Lancaster New Era, July 16, 2004.]

5. “El problema con los franceses es que no tienen una palabra para “entrepreneur” (empresario, en inglés y francés)
["The problem with the French is that they don't have a word for 'entrepreneur'" comes from a remark made by Bush during a discussion of the French economy during the 2002 G8 summit in Kananaskis, Alberta, as reported in The Times (London), July 9, 2002,]

6. “Vean, en mi línea de trabajo hay que repetir permanentemente cosas una y otra y otra vez para que la verdad sea comprendida, algo como catapultar la propaganda.”
["See, in my line of work you got to keep repeating things over and over and over again for the truth to sink in, to kind of catapult the propaganda." comes from  remarks Bush made during a Social Security Conversation at the Athena Performing Arts Center in New York on May 24, 2005.]

7. “Sólo quiero que ustedes lo sepan, cuando hablamos de guerra, en realidad hablamos de paz.”
["I just want you to know that, when we talk about war, we're really talking about peace"  is taken from a Bush's speech at the Department of Housing and Urban Development, Washington, D.C., June 18, 2002.]

8. “Esta noción de que USA se está preparando para atacar a Irán es simplemente ridícula. Y, habiéndolo dicho, todas las opciones están sobre la mesa.”
["This notion that the United States is getting ready to attack Iran is simply ridiculous. And having said that, all options are on the table" is a widely known remark that Bush made during a press conference, after a meeting with EU leaders, in Brussels, Belgium, on February 22, 2005.]

9. “Lo más importante para nosotros es encontrar a Osama bin Laden. Es nuestra prioridad número uno y no descansaremos hasta que lo encontremos.”
["The most important thing is for us to find Osama bin Laden. It is our number one priority and we will not rest until we find him" was recorded at a Bush's White House press conference in Washington, D.C., on September 13, 2001.]

10. “No sé dónde está Bin Laden. No tengo la menor idea y en realidad no me importa. No es tan importante. No es nuestra prioridad.”
["I don't know where bin Laden is. I have no idea and really don't care. It's not that important. It's not our priority" was recorded at George W. Bush's White House press conference in the James S. Brady Briefing Room, Washington, D.C., on  March 13, 2002.]

11. “Encontramos las armas de destrucción masiva. Encontramos laboratorios biológicos… para los que dicen que no hemos encontrado los artefactos de fabricación prohibidos o las armas prohibidas, se equivocan, los encontramos.”
["We found the weapons of mass destruction. We found biological laboratories...for those who say we haven't found the banned manufacturing devices or banned weapons, they're wrong, we found them" is a statement Bush made in Washington, D.C., on May 29, 2003.]

12. “Oh, no, no vamos a tener ninguna pérdida [en Irak]”
["Oh, no, we're not going to have any casualties [in Iraq]" is a statement made by Bush during a discussion in early 2003 about the Iraq war with Christian Coalition founder Pat Robertson in Nashville, Tennessee, and as quoted by Robertson himself.]

13. “Brownie (Michael Brown de FEMA, encargado de la ayuda a New Orleans), estás haciendo un tremendo trabajo.”
["Brownie (Michael Brown of FEMA), you're doing a heck of a job" is still fresh in everybody's memory; it is a public  statement made by Bush about Michael D. Brown, head of Fema, following Hurricane Katrina, at Mobile Regional Airport in Mobile, Alabama. on September 2, 2005.]

14. “Si esto fuera una dictadura, sería muchísimo más fácil, mientras yo sea el dictador.”
["If this were a dictatorship, it'd be a heck of a lot easier, just so long as I'm the dictator" is taken from an audio clip of President-elect George W. Bush, at a photo-op with congressional leaders during his first trip to Capitol Hill, Washington, D.C., December 18, 2000; it was also reported on Online NewsHour, Washington, DC, December 18, 2000.]

15. “Esa gente está tratando de quebrantar la voluntad de los ciudadanos iraquíes, y quieren que nos vayamos… Creo que al mundo le iría mejor si nos fuésemos… ”
["These people are trying to shake the will of the Iraqi citizens, and they want us to leave...I think the world would be better off if we did leave..."/This was said by Bush during the presidential debate of September 20, 2004]

16. “Nuestros enemigos son innovadores e imaginativos, y nosotros también. Nunca dejan de pensar en nuevas maneras de dañar a nuestro país y a nuestro pueblo, y nosotros tampoco.”
["Our enemies are innovative and resourceful, and so are we. They never stop thinking about new ways to harm our country and our people, and neither do we."/Bush's remarks video clipped in Washington, D.C., as he signed the Defense Appropriations Act for Fiscal Year 2005, on August 5, 2004.]

17. ”No tengo ni la más mínima idea de lo que pienso sobre la política internacional, exterior.” 
[“I don’t have the foggiest idea about what I think about international, foreign policy” can be found in Bob Woodward's book "State of Denial."]

18. “Soy el comandante –ven, no necesito explicar– no tengo que explicar por qué digo cosas. Es lo interesante de ser presidente.”
["I'm the commander — see, I don't need to explain — I do not need to explain why I say things. That's the interesting thing about being president." can be found in Bob Woodward's book "Bush at War".]

19. “Tampoco soy muy analítico. Ustedes saben que no paso mucho tiempo pensando en mí, sobre por qué hago cosas.”
["I'm also not very analytical. You know I don't spend a lot of time thinking about myself, about why I do things" was recorded by journalists aboard Air Force One, on June 4, 2003.]

20. “Muchos iraquíes pueden oírme esta noche en una emisión traducida por radio, y tengo un mensaje para ellos: Si debemos comenzar una campaña militar, será dirigida contra los hombres sin ley que gobiernan su país y no contra ustedes.”
["Many Iraqis can hear me tonight in a translated radio broadcast, and I have a message for them: If we must begin a military campaign, it will be directed against the lawless men who rule your country and not against you" comes from the transcript of a Bush's speech made on March 17, 2003, days before the U.S.-led invasion of Iraq.]
_________________________________
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog
y


3.
N.B.: Traducido del inglés por Agaustin Funes, Argentina

6 de Noviembre 2006

El Mercado de las Armas y la Carrera Armamentística

por Rodrigue Tremblay
[http://www.thenewamericanempire.com/author.html]


"Un hombre puede contruirse un trono de bayonetas, pero no puede sentarse en el."
William Ralph Inge

"¿Cuál es la idea de tener esta supremacía militar...si es que no la podemos utilizar?"
Madeleine Albright, Ex-embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas y Ex-Secretaria de Estado.

"No es una exageración decir que es claro el interés de los mayores exportadores de armamentos del mundo de asegurarse que alguna esté ocurriendo siempre en algún lugar."
Marilyn Waring  (Counting for Nothing)


Una indicación del actual quiebre del Derecho Internacional es carrera armamentística para obtener o para aumentar los stocks de armas nucleares y convencionales, y militarizar el espacio.

En lo que refiere a la proliferación de armas nucleares, todos nosotros conocemos los esfuerzos de cada vez un mayor número de países para obternerlas. Esto sucede a pesar del el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, que fue creado para limitar el desarrollo de armas nucleares. Lejos de reducirse,

El Club de Paises con Capacidad Nuclear (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistan, Israel) se está expandiendo al paso que el fin del desarme nuclear ha caido en saco muerto.

Algunos de los países más armados, como los Estados Unidos, han revelado su plan de renovar su antiguo arsenal de armas nucleares con más modernas y más mortíferas armas. La Administración Bush-Cheney a su vez, ha anunciado el último 5 de marzo de 2006 de construir hasta 125 nuevas bombas nucleares por año, desde el 2010 al 2022, al mismo tiempo asegurando que otras naciones no sigan la carrera armamentística. - El pasado 13 de junio de 2006, La Administración Bush-Cheney también dejó en claro que sin importar la prohibición del Tratado de No Proliferación de las Naciones sobre armas de destrucción masiva en el espacio dijeron, que los Estados Unidos está llevando a cabo planes para el desarrollo de armas para usar en el espacio exterior, con la clara intención de asegurar el dominio Americano sobre este patrimonio común de la Humanidad. De ser necesario, la administración Bush-Cheney no dudará en romper el Tratado de 1967, como lo hizo en 2002, con el Tratado de Misiles Antibalísticos de 1972. Es obvio que una carrera nuclear se está corriendo, con muy pocos controles a su paso.

En el mundo de las armas convencionales, su producción,  distribución y su uso es por demás endémico. Las convenciones internacionales existentes contra el uso inhumano de armas contra la población civil, como la Convención de 1980 sobre Armas Convencionales, son violadas abiertamente, como en el verano de 2006 en la destrucción del Líbano por Israel lo ha ilustrado vívamente. Y, aún más, los nuevos esfuerzos para restringir su proliferación, especialmente en los países en desarrollo, como el Tratado sobre el Comercio de Armas, está teniendo la oposición de los países que son los mayores productores y exportadores de armamentos.

El 27 de octubre de 2006, por ejemplo, una amplia mayoría de  (139) países representados en las Naciones Unidas votaron una histórica resolución para que el nuevo Secretario General, Ban Ki-moon prepare un Tratado de Comercio de Armas para 2007. El propósito es el de regular la libre transferencia de armas que alimentan los conflictos, la pobreza y muy serias violaciones a los derechos humanos en muchos países en desarrollo. Aunque, el mayor exportador de armamentos, los Estados Unidos, votaron contra la resolución. -Este fue el único país que votó en contra. Veinticuatro países, entre ellos algunos grandes exportadores de armas como Rusia y China, se abstuvieron. Esto puede ser considerado un tributo a algunos países europeos,  como Francia, Gran Bretaña y Alemania, por apoyar la resolución a favor del venidero tratado de comercio de armas. Por lo menos, los países europeos están mostrando algún tipo de liderazgo, aun cuando los Estados Unidos han abdicado a toda pretensión en este tema. -Para ser efectivo, de todas maneras,  el tratado propuesto necesitaría ser implementado por todos los países que son grandes productores y exportadores de armamento y por la mayoría de los demás países. La razón es simple: un compañía de armas con sede en un país con un estricto control en la exportación de armas, podrá siempre esquivar las normas nacionales si manufactura armas en armas en un país no cumplidor de la normativa. Aun así, quedaría el escollo de frenar al submundo internacional de vendedores de armas que hacen su comercio internacional sin requerir licencias de exportación.

El total del comercio internacional de armas en el 2005 se ha esforzado, llegando a completar un total a valores actuales de $44,2 billones ( de $ 38,9 billones en 2004). Los Estados Unidos es el mayor exportador de armas convencionales, contando con alrededor del 29% de todo el comercio internacional. El año pasad, en el 2005, exportó por $12,8 billones de equipos militares de todo tipo, alrededor de la mitad de ellos (6,2 billones) fueron a países en desarrollo. Las otras principales naciones exportadoras de armas durante el último año fueron Francia (segunda con $7,9 billones en ventas totales de armas)  y Rusia (tercer exportador con $ 7,4 billones de ventas totales de armas). El Reino Unido y China vienen detrás con $2,8 y $2,1 billones en exportaciones de armas en 2005. Por sobre todo,  aunque, los 25 países de Europa occidental sobrepasan a los Estados Unidos en comercio de armamentos, con cerca del 44% del total de exportaciones de armas. Los otros 2 países no occidentales, Rusia y China, son responsables respectivamente de cerca del 17 por ciento y del 5 por ciento del total de exportaciones mundiales de armas.

Tal comercio de armamento a gran escala tienen como consecuencias esperables la alimentación de los conflictos regionales, cuando es que no están solidificando a regímenes antidemocráticos y abusivos. Esto también tiene como efecto el crecimiento de la pobreza en países ya pobre. Pero, Es realista querer reducir las exportaciones de armas sin al mismo tiempo intentar reducir la producción militar?

Por cierto, el principal fundamento del floreciente comercio internacional de armamento es la gran cantidad de establecimientos militares que los países industrializados subsidian año tras año. El Stockholm International Peace Research Institute estimó que el total de gastos militares en el mundo (que había estado cayendo desde 1991 a 1996), está aumentado otra vez, especialmente desde el 2001, y sumaron $1.118 billones a valores actuales en dólares, en 2005, o 2,5 por ciento de la produción total mundialm o de nuevo, alrededor de $173 per cápita. Esto es un gran negocio y esto solo puede ser sostenido por la amenaza de futuros conflictos armado o a través de exportaciones de armas a países en conflicto.

Los Estados Unidos son responsables de cerca de la mitad (48% en 2005) de todos los gastos militares en el mundo. Por esto,  no es demasiado sorprendente que también sean el mayor exportador de armas del mundo y porque muchas de sus industrias sean remisas a perder tal salida lucrativa. Otros 14 países  (sumados alrededor del 36 por ciento de los gastos militares,  con países como Rusia, Gran Bretaña, Francia, Japón y China, gastan cada uno alrededor del 4 al 5 por ciento del total. En otras palabras, los 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Estados Unidos, Rusia, China,  Gran Bretaña y Francia) también son los que tienen los mayores gastos militares -Por lo que, es normal que el liderazgo en esta materia suela originarse en este cuarto.
_________________________________________________

Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog

Traducido del inglés por Agaustin Funes (Argentina)

_______________________________________________________

2.
N.B.: Traducido del inglés por Agaustin Funes, Argentina

9 de Octubre de 2006

Guerras y Máquinaria Propagandística

por Rodrigue Tremblay
[http://www.thenewamericanempire.com/author.html]

"La lección más importante que aprendí de Vietnam es no creeren las manifestaciones de el (propio) gobierno. Hasta ese momento no tenía idea de que no podía confiar en el."
James W. Fulbright (1905-1995), ex senador de los Estados Unidos

Tercera desgracia : " el reemplazo de la verdad por la propaganda, la desinformación, y la glorificación de la guerra,  el poder, y las incursiones militares."
Chalmers Johnson, (Sorrows of Empire)

"Si dices una mentira lo suficientemente grande y la continuas repitiéndo, el pueblo va a empezar a creer que es cierto. La mentira puede ser sostenida solo por el tiempo durante el cual el Estado puede esconder al pueblo las consecuencias políticas, económicas y/o consecuencias militares de la mentira. Será de vital importancia para el Estado usar todos sus poderes para reprimir a los disidentes, porque la verdad es el enemigo mortal de la mentira, y por extensión, la verdad es el mayor enemigo del Estado."
Joseph Goebbels, Ministro Nazi de Propaganda


La máquinaria propagandística es peligrosa,aún mas en una democracia que en un régimen totalitario, porque su objetivo es confundir, desinformar, mentir, propagar el miedo y manipular las opiniones del pueblo. De esa forma,las pocas manos que controlan los medios de comunicación tendrán el poder de convertir a la verdad en mentira y a la mentira en verdad, sin que sean contradichas, porque ellos también tienen el poder de  hacer callar a las voces opositoras. Este es el peor monopolio con el que uno se puede encontrar, peor aún que el monopolio económico. Por cierto, cuando una pequeña élite en el poder comienza a utilizar la propaganda intensamente, se está burlando del principio democrático de autogobierno por parte del pueblo. De hecho, la ciudadanía comienza a descreer en el gobierno porque se convierte en una fuente de verdades a medias, mentiras y desinformación. El desánimo y la apatía le siguen porque la ciudadanía sabe que su punto de vista no es tenido en cuenta y que una oligarquía a cargo del poder va a poder hacer lo que quiera, sin importar lo que el pueblo "soberano" piense. Solo cuando los medios son libres e  independientes los ciudadanos pueden esperar ser informados honestamente y libres de manipulación por parte del gobierno.

Podemos darnos un idea de lo poderosa que puede llegar a ser la propaganda política, si tenemos en cuenta que más de un año después de la invasión a Irak, antes de las elecciones presidenciales de 2004, una encuesta de Harris Poll informaba que el 62% de todo los votantes Americanos, y un 84% de los planeaban votar a Bush II, todavía pensaban que Saddam Hussein e Irak tenían "fuertes conexiones con Al Qaeda, y el 41 % de todos los votantes, y un 52% de los simpatizantes de Bush,  creian que Saddam había "ayudado en el plan y había apoyado los  planes de los secuestradores" que atacaron a los Estados Unidos el 11/9. Mas aún, como un asombroso homenaje a las fuerzas de la propaganda política y a las tácticas de las grandes mentiras, increíblemente el 85% de los mismos soldados Americanos seguían creyendo, en 2006, 3 años después de la invasión,la mentira de que estaban luchando en Irak "en desquite del papel de Saddam, en los ataques de 11/9", mientras el 77% creían que la razón más importante para la guerra era "terminar con la protección de Saddam a Al Qaeda en Irak."

Hoy en día, la gran mayoría de los Americans creen que la guerra de Irak fue un gran error y algunos son lo suficientemente lúcidos para saber que han sido engañados. Efectivamente, cerca de dos tercios de los Americanos, una abrumadora mayoría están ahora en contra de la guerra. Pero, es demasiado tarde. El daño ya está hecho, y los Estados Unidos se encuentran empantanados en Irak. De hecho, ¿Cual es la respuesta de la administración Bush-Cheney al rechazo popular?  Su respuesta: "Conserve el rumbo", " A toda marcha". Por cierto, a pesar de la tremenda propaganda pro-guerra originada en los prensa partidaria Americana, el 61% de los americanos ahora se oponen a la guerra en Irak. Lo que es aún peor, es que una amplia mayoría de iraquíes se están volviendo en contra de los ocupantes e invasores. El 71% de los iraquíes ve a la Coalición liderada por los Estados Unidos no como "liberadores" sino como "ocupantes", y un 78% considera que la presencia militar en Irak como una influencia desestabilizadora. No sorprende, que una gran mayoría de ellos apoyan una retirada inmediata de las tropas extranjeras de su país.

En su grandioso plan, las intenciones del  equipo Neoconservador de Bush son las de tener tropas Americanas ocupando ilegalmente Irak tanto como sea posible. Se están construyendo 14 bases militares permanentes y una fortaleza militar disfrazada como una embajada para albergar a lo que equivale a una ciudad americana tamaño medio. De esa forma, los Estados Unidos se aseguran estar en guerra en Medio Oriente durante las próximas décadas.

Antes de la invasión a Irak de Marzo del 2003, la máquinaria propagandística Neoconservadora en los medios, liderada por Rupert Murdoch, dueño de Fox News (News Corp), ayudada por ABC(Disney), NBC(GE), CBS(Viacom), TBS(TimeWarner), CNN(Time Warner), MTV(Viacom), además de Weekly Standard(News Corp), the National Review, the New Republic, The Wall Street Journal(Dow Jones), The New York Post(News Corp), The New York Sun, The Washington Times(Sun Myung Moon), etc., comenzaron una enérgica campaña de propaganda para convencer al pueblo norteamericano que Saddam Hussein era el villano detrás de los ataques del 11/9, no los talibanes de Afganistán o la organización Al Qaeda de Bin Laden. Con tanto éxito en esta empresa que muchos Americanos creyeron en esta fábula que crearon y se la tragaron con carnada y todo.

Entonces los Neoconservadores convencieron al hijo pródigo George W. Bush de que tenía la misión divina de pelear al demonio del terrorismo Islámico. Ellos susurraron en sus oidos que el "Diablo" estaba in Irak no en Afganistán. Así, Bush II pudo proclamar entusiastamente "En todo el mundo, y a través de los años, vamos a combatir a los malignos, y vamos a ganar". El Neoconservado canadiense David Frum presentó en un discurso de Bush la idea de apuntar a tres países -Irán, Irak y Corea del Norte- como el "Eje del Mal" que debían combatir, sin siquiera mencionar a Osama Bin Laden o Al Qaeda. Y como el mono detrás de la cola del elefante, los Neoconservadores guiaron al elefante Americano hacia la trampa iraquí. Todavía hoy, la mayoría de los americanos ignoran lo que realmente pasó y porque tienen soldados matando y muriendo en Irak.

Por regla, la prensa profesional en una democracia debería ser independiente, objetiva, y en lo posible fáctica y neutral en el reporte de noticias y eventos. Esto significa que no deberían tener una sistemática parcialidad y no deberían encontrarse bajo el control gubernamental o bajo el  total control de grupos de poder. Efectivamente, estar informado es un prerequisito para que la ciudadanía sea capaz de ejercer sus derechos democráticos. Si los medios sistemáticamente adoptan determinado punto de vista en el tratamiento de las noticias o tratan su contenido de  para servir como si fuera el cartero de la propaganda del Estado, esto trae como consecuencia directa un ataque a la democracia misma.

Desafortunadamente, durante la última década, La prensa corporativa Americana desarrolló la tendencia de alinearse con el gobierno y presentar acríticamente el giro del gobierno en su accionar y eventos, como si fuese siempre la verdad. Algunos fueron tan lejos en esta dirección que pareciera que estuvieran reproduciendo la misma relación existente en la Ex-Unión Soviética entre el gobierno y los medio, de ser una simple extensión de la misma. A saber: no tenían pruritos acerca de aceptar invitaciones a reuniones secretas en el Salón Oval para ser "incentivados" y animados en su apoyo púbicio a la administración Bush-Cheney.

El resultado de esta campaña de desinformación inspirada por el
gobierno está a la vista:

1- Tres años después de ser oficialmente probado, la mitad de los Americanos aún cree que Irak posee armas de destrucción masiva;

2- Cerca de un cuarto de los Americanos continuaban con la idea que el gobierno de Irak estuvo detrás de los ataques del 11/9. Siendo que tal  estado de desinformación no existió en otros países, esto solo puede significar que oficiales del gobierno,  asistidos por los medios Neoconservadores y la propagandistas gubernamentales, conscientemente diseminaron y perseveraron en la desinformación, y por lo tanto, son los principales responsables de la abismal y peligrosa ignorancia en que se encuentra un gran y probablemente decisivo segmento del electorado Americano.

No existe otra área en donde la información en general sea tan dispar acerca de lo que se sabe en los Estados Unidos en comparación con lo que se conoce en el resto del mundo, como en cuestiones relacionadas que tienen que ver con el estado de Israel y el Medio Oriente. Todo gracias al poderosos lobby pro-israelí y su maquinaria propagandística (Hasbara), por la que los Americanos parecieran vivir en un planeta distinto al del resto del mundo. Los Americanos, por ejemplo son más proclives que los Europeos a apoyar a Israel in el conflicto Palestino-Israelí. Un sondeo de Pew Global Attitudes tomado entre el mes de Marzo y Mayo (2006) determinó que el 48% de los Americanos simpatizaban con los israelíes; y que solo un 13% con los palestinos. Por el contrario, en España, un 9% simpatizaban con lo israelíes y 32% con los palestinos.

La principal causa de estas diferencias es el hecho de que los Americanos no reciben la misma información que en el resto del mundo. En los Estados Unidos las noticias que directa o indirectamente atañen a Israel son filtradas, direccionadas y ajustadas por diversas organizaciones para presentar a Israel como la víctima inocente, aún cuando ellos sean los causantes de las muertes y de la destrucción, como en el caso de los bombardeos indiscriminados sobre áreas civiles en el Líbano, durante el verano del 2006, como ha sido ampliamente demostrado.

Con este propósito, por ejemplo, el Lobby tiene su propio organismo de coordinación de la propaganda, el Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America (CAMERA). Que tiene por misión ver que los Medios Americanos (Televisión, radio, periódicos, revistas) estén alineados con Israel, sin dudar en difamar a los autores o periodistas que intenten criticar las acciones del gobierno de Israel o al que presente puntos de vista más equitativos. También son los encargados de asegurar que la Federal Communications Commission [FCC] no impida la concentración de la propiedad de los medios de
comunicación en los Estados Unidos.

¿Que conlusiones que se pueden sacar esto?

Primero, es la necesidad de las sociedades libres de conocer cuando estan siendo sometidas a incesantes y sistemáticas campañas de adoctrinamiento y desinformación. Segundo, la amenaza de la excesiva concentración de la propiedad de los medios de comunicación debería ser siempre una preocupación fundamental en una democracia, si es que la libertad de la información es un valor a preservar.
_________________________________________________

Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog

Traducido del inglés por Agaustin Funes (Argentina)


1.
N.B.: Traducido del inglés por Sinfo Fernández (España)

29 de septiembre de 2006
Los cinco pilares del complejo industrial militar de Estados Unidos
por Rodrigue Tremblay
[http://www.thenewamericanempire.com/author.html]


"Se pueden encontrar sistemas militares desmesurados en cualquier modalidad de gobierno que mantenga actitudes de rechazo ante la libertad, y que son considerados particularmente hostiles ante la libertad republicana."
George Washington (1732-1799). Primer presidente estadounidense.

"[La] conjunción de un sistema militar inmenso y de una gran industria armamentística es algo nuevo en la experiencia estadounidense… En los consejos de gobierno, debemos guardarnos bien de que el complejo industrial militar llegue a tener una influencia injustificable, sea o no alentada. Hay potencial, y seguirá habiéndolo, para que se produzca ese desastroso aumento de poder a todas luces inapropiado."
Dwight D. Eisenhower (1890-1969), 34º presidente, discurso de despedida, 17 de enero de 1961.

"Que nuestro país vaya ahora encaminado hacia un modelo de economía basada en las armas es parte del modelo general de una política desacertada, alimentado con ayuda de una psicosis, inducida artificialmente, de histeria de guerra y nutrida a partir de una propaganda incesante alrededor del miedo."
General Douglas MacArthur, discurso del 15 de mayo de 1951.


En la década de los años veinte del pasado siglo, el Presidente Calvin Coolidge dijo: "El negocio de EEUU consiste en hacer negocios". En la actualidad, puede decirse que la industria de armas y la guerra permanente se han convertido en una gran parte del negocio estadounidense, conformándose como una especie de filial de un complejo industrial militar bien arraigado. Anteriores hombres estadounidenses con visión de alcance hicieron advertencias contra esta deriva, hombres como el Presidente George Washington y el Presidente Dwight Eisenhower, al ser intrínsicamente contrapuesta a la democracia y la libertad. Sin embargo, a la actual administración Bush-Cheney no le asustan esas tendencias; sus principales miembros son parte de ellas y, precisamente, están muy ocupados promocionándolas.

Las guerras, especialmente las guerras electrónicas modernas, provocan unas masacres terribles, pero son también sinónimo de grandes contratos que suponen costes altísimos, grandes beneficios y grandes posibilidades de empleo para todos aquellos que conforman el necesario engranaje militar. Las guerras son el paraíso de los carroñeros.

Las guerras son también una vía para que políticos mediocres monopolicen las noticias y los medios de comunicación en
su favor de forma partisana avivando el fervor patriótico y presionando por un nacionalismo de vía estrecha.  Efectivamente, inflamar el patriotismo y el nacionalismo es un viejo truco demagógico que se utilizó siempre para dominar las naciones. Cuando eso sucede, hay un claro riesgo de que la democracia y la libertad se lleguen a erosionar, e incluso que desaparezcan si esos desarrollos conducen a una concentración exacerbada de poder y de corrupción política.

Los ataques terroristas del 11-S de 2001 supusieron una bonanza para el complejo industrial militar estadounidense.
Fue un acontecimiento, un "Nuevo Pearl Harbor", por el que algunos habían estado abiertamente esperando. ¿La razón? Esos ataques dieron el pretexto perfecto para desarrollar gastos militares, que se habían estado en gran medida anhelando tras la desaparición del antiguo Imperio Soviético. Y, además, proporcionaron el fundamento para aumentarlos de modo espectacular, sustituyendo una ¿Guerra contra el Terrorismo? por una "Guerra contra los Islamistas" como sustituta de la ¿Guerra contra el Comunismo? Y la "Guerra Fría contra la Unión Soviética". En esta nueva perspectiva, las puertas del gasto militar podían abrirse y éste fluir de nuevo. El desarrollo del cada vez más sofisticado armamento podría continuar y miles de corporaciones y cientos de distritos políticos podrían seguir llevándose los beneficios. Los costes serían asumidos por los contribuyentes, por los hombres y mujeres jóvenes que morirían en combate y por las remotas poblaciones que yacerían bajo la lluvia de bombas que caerían sobre ellos y sus hogares.

Efectivamente, en septiembre de 2000, cuando el Pentágono emitió su famoso documento estratégico titulado "Reconstruyendo las Defensas de EEUU", se expresaba la creencia en que el tipo de transformación militar que los planificadores estaban considerando requeriría de algún "suceso catastrófico y catalizador", como un nuevo Pearl Harbor, para que fuera posible venderle el plan al pueblo estadounidense. Fueron o intuitivos o afortunados porque, un año más tarde, ya tenían el "Nuevo Pearl Harbor" que estaban esperando.

El complejo industrial militar necesita guerras, muchas y sucesivas guerras, para prosperar. El equipamiento militar viejo tiene que ser reparado y reemplazado cada determinado tiempo si hay una guerra en marcha. Pero para justificar el enorme coste que supone tener que desarrollar armas cada vez más mortíferas, se necesita que haya un clima constante de temor y vulnerabilidad. Por ejemplo, hay muchos informes, elaborados por observadores internacionales y personal médico, acerca de que los ataques israelíes contra el Líbano y Gaza durante el verano de 2006 facilitaron el uso de "nuevas armas hechas en EEUU". Se informó que esas armas incluían bombas de uranio empobrecido, armas de ‘energía directa’ y armas nuevas químicas y biológicas. Estas armas no sólo logran que el acto de matar sea más fácil sino que también dejarán contaminado el medio ambiente con partículas de uranio empobrecido radioactivo durante las próximas décadas.

Pero, para construir un pacto suficientemente fuerte como para llevar a un país democrático por la senda de una permanente economía de guerra, se necesita una alianza de intereses entre militaristas, industriales, políticos, aduladores y propagandistas. Estos son los cinco pilares del complejo industrial militar que pueden encontrarse en los Estados Unidos.

1.     El sistema militar estadounidense

En 1991, al final de la Guerra Fría, el presupuesto de defensa de EEUU era de 298.900 millones de dólares. En 2006, ese presupuesto había aumentado hasta alcanzar la cifra de 447.400 millones de dólares, y esa cifra no incluía los 100.000 millones de más gastados en las guerras de Iraq y Afganistán. Se ha estimado que los gastos militares estadounidenses, sin necesidad de exagerar, se aproximan a la mitad de los desembolsos militares mundiales (48% del total mundial en 2005, según cifras oficiales), a pesar de que la población estadounidense representa menos del 5% de la población mundial y alrededor del 25% de la producción mundial total. Como porcentaje, los gastos militares estadounidenses se engullen un mínimo de un 21% del presupuesto federal total estadounidense (2006=2.500 billones de dólares). Un presupuesto militar tal es mayor que el productor interior bruto (PIB) de algunos países, como Bélgica o Suecia. Es una especie de gobierno dentro de otro gobierno.

En 2006, el Departamento de Defensa de EEUU empleó a 2.143.000 personas, mientras que los contratistas de defensa privada emplean a 3.600.000 trabajadores, lo que supone un total de 5.743.000 puestos de trabajo en EEUU relacionados con el sector de la defensa, o el 3,8% del total de la fuerza laboral. Además, hay casi 25 millones de veteranos en EEUU. Por tanto, se puede decir que más de 30 millones de estadounidenses reciben cheques que tienen su origen directa o indirectamente en el presupuesto militar de EEUU. Suponiendo con cautela que sólo dos personas mayores de edad votan por hogar, esto se traduce en un bloque de unos 60 millones de votantes estadounidenses que tienen intereses financieros en el sistema militar estadounidense. Así pues, nos encontramos con el peligro de una sociedad militarizada que se perpetua a si misma políticamente.

2.     Los contratistas de la defensa privada

Los cinco contratistas más importnates de la Defensa estadounidense son Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon y General Dynamics. Van seguidos de Honeywell, Halliburton, BAE System y miles de compañías y subcontratas de defensa más pequeñas. Algunas, como Lockeheed Martin en Bethesda (Maryland) y Raytheon en Waltham (Massachussets) obtienen cerca del 100% de sus negocios de los contratos de defensa. Otras, como Honeywell en Morristown (Nueva Jersey), tienen importantes divisiones de productos de consumo. Sin embargo, todas están preparadas para sacar provecho en cuanto los gastos de suministros de armas aumentan. De hecho, los contratistas de defensa estadounidenses han estado disfrutando de los grandes presupuestos del Pentágono desde marzo de 2003, i.e., desde el comienzo de la guerra de Iraq. Como consecuencia, han contabilizado aumentos considerables en los rendimientos totales de sus acciones, yendo desde el 68% (Northrop Grumman) hasta el 164%  (General Dynamics) desde marzo de 2006 a septiembre de 2006.  También se ha señalado que los contratistas de la defensa privada juegan otro papel social: son grandes empleadores de antiguos generales y antiguos almirantes del sistema militar de EEUU.

3.     El sistema político

En EEUU, el Presidente George W. Bush, un antiguo petrolero, y el Vicepresidente Dick Cheney, como antiguo presidente y director ejecutivo de la gran compañía de servicios petrolíferos Halliburton en Houston (Texas), personifican la imagen de políticos consagrados al crecimiento y desarrollo del complejo industrial militar. Su administración ha extendido el sistema militar y ha adoptado una política exterior militarista a una escala nunca vista desde el final de la Guerra Fría e incluso desde el final de la II Guerra Mundial. Efectivamente, bajo la administración Bush-Cheney, la industria armamentística se ha vuelto extremadamente rentable. Contratos por miles de millones de dólares van a toda marcha vendiendo aviones y tanques a diversos países en un mundo que evoluciona cada vez más de espaldas al derecho. Casi las dos terceras partes de todas las armas exportadas en el mundo salen de Norteamérica.

El Congreso, por su parte, está en deuda con las corporaciones de defensa que operan en las plantas militares existentes es cada uno de los distritos de los congresistas o en los estados de los senadores, además de ciertas gratitudes a los lobbys que les proporcionan fondos y apoyos en los medios en épocas electorales.

4. Los "think tanks" del sistema

Los asesores y los aduladores que se hallan detrás de la economía orientada hacia la guerra forman un red entrelazada de los denominados "think tanks" con sede en Washington, financiados por ricas fundaciones que están exentas de impuestos y que tienen miles de millones de dólares de activos, como, por ejemplo, la Fundación John M. Olin,  la Fundación Scaife o la Fundación Coors, etc… Entre los "think tanks" más influyentes y representativos, cuya misión es orientar la política exterior estadounidense, se encuentra el American Enterprise Institute  (AEI), la Heritage Fundation, el Middle East Media Research Institute, el neoconservador Washington Institute for Near Eastern Policy, el Center for Security Policy, el Jewish Institute for National Security Affaire, el Project for the New American Century (PNAC) y el Hudson Institute.

Todos esos "think tanks" sirven para un doble objetivo:  proporcionan funcionarios gubernamentales para realizar informes políticos sobre diversos temas, normalmente con una visión muy conservadora; y sirven como incubadoras de los departamentos gubernamentales, suministrándoles personal que ya ha sido formado y proporcionando puestos de trabajo para funcionarios que están fuera del poder. Se observa que la misma puerta giratoria que existe entre el sistema militar y los contratistas de defensa, también se mueve entre los "think tank" con sede en Washington y los departamentos del gobierno de EEUU.

5.     El establishment de la "propaganda"

Los propagandistas de la economía a favor de la guerra se pueden fundamentalmente encontrar en la derechista industria de los medios de comunicación estadounidenses. Esto se debe a que la venta de políticas orientadas hacia la guerra requiere la pericia que sólo una bien engrasada máquina de propaganda puede proporcionar. La herramienta propagandística más potente es la televisión. Y ahí, la Red Fox de Noticias de Rupert Murdoch es invencible. No hay un medio de comunicación estadounidense más abiertamente devoto de la ideología neocon y más comprometido en el apoyo de las nuevas guerras estadounidenses que la Fox News. La CNN o la MSNBC pueden intentar algunas veces emularla, pero su profesionalismo les impide acercarse demasiado a Fox News, que está demasiado predispuesta a favor de la guerra y promueve sin pudor alguno la dominación global de EEUU.

Los esfuerzos de propaganda de Fox están estrechamente coordinados con otro medio escrito propiedad de Murdoch, como es el Weekly Standard y el New York Post. El Washington Times, que está controlado por el Reverendo de la Iglesia de la Unificación Sun Myung Moon,  el neoconservador New York Sun y otras publicaciones neocon, como el National Review, The New Republic, The American Spectator, the Wall Street Journal, completan la infraestructura más importante de propagandistas a favor de la guerra.

En conclusión, esa conjunción de cinco maquinarias para la guerra, i.e., el inflado establishment militar, la gran industria armamentística estadounidense, la administración neocon favorable a las guerras, con el Congreso de rodillas ante los lobbys militaristas, la red de "think tanks" favorables a la guerra y los belicosos propagandistas de los medios constituyen el marco del complejo industrial militar, del cual el Presidente Dwight Eisenhower, en 1961, hace ya 45 años, ya temía sabiamente que pudiera ejercer una influencia corrosiva sobre la sociedad estadounidense.
_________________________________
Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog:  Rodrigue Tremblay es profesor emérito de economía en el Universidad de Montreal, y puede contactarse con él en: rodrigue.tremblay@yahoo.com. Es autor del libro ‘The New American Empire (El Nuevo Imperio Americano). Su blog: http://www.thenewamericanempire.com/blog

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández (España)

Sinfo Fernández forma parte del colectivo de Rebelión.



LOS PILARES DEL COMPLEJO INDUSTRIAL MILITAR DE USA
Por: Rodrigue Tremblay.
Viernes 29 de septiembre de 2006
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Los cinco pilares del complejo industrial militar de Estados Unidos
Rodrigue Tremblay /Online Journal
09/Oct/2006 Cinco maquinarias para la guerra: el inflado establishment militar; la gran industria armamentística estadounidense; la administración neocon favorable a las guerras; la red de “think tanks” legitimadores de la guerra y los belicosos propagandistas de los medios constituyen el marco del complejo industrial militar